Ante las noticias del día, los temas polémicos y la necesidad de entender qué sucede en nuestro país, los ciudadanos han tejido una red de información que toca base en las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), los medios de comunicación, el propio gobierno y las empresas, cuatro instituciones que también sirven como parámetros para medir qué tanto confían los mexicanos y las mexicanas. Y, ¿eso para qué nos sirve? Básicamente, para ver en dónde está la chamba de credibilidad y comprender los niveles de confianza entre los ciudadanos. ¿En quiénes confiamos?, ¿a quiénes le creemos? y ¿qué creemos?

Así nomás, de acuerdo con el Edelman Trust Barometer 2019 —que mide los niveles de manera anual en 27 países—, México es el segundo país que más confía en sus ONG. Y no sólo eso, los encuestados —divididos entre “población informada” y “población sin recurrir a la búsqueda de información”— consideran que el sistema les está fallando.

¿Dónde está la confianza?

Para entender este rollo, platicamos con Mariana Sanz, directora General de Edelman México, quien nos explicó el primer punto a desmenuzar: los encuestados. El sondeo se aplicó en dos poblaciones, como mencionamos, la informada y la que no recurre a medios de comunicación u ONG de manera frecuente.

¿Qué encontraron? La credibilidad está puesta en las ONG. Los mexicanos consideran a estas organizaciones como la institución más confiable con el 72%. Siguen las empresas con 71%, los medios de comunicación con 53% y el gobierno 34% —ojo aquí—, cuando hablamos del gobierno nos referimos a la administración pasada, pues el estudio se realizó a finales de octubre y principios de noviembre del año pasado, nos explica Mariana Sanz.

Nivel de confianza en cuatro instituciones: ONG, empresas, medios de comunicación y gobierno.

Sin embargo, acá viene lo complejo, pues a pesar de que México muestra buenos números en sus niveles de confianza, tanto personas informadas como no informadas. En ambas poblaciones existe una percepción de que el sistema les ha fallado.

“Con ganas de cambio”

“Hay una enorme cantidad de gente inconforme con el sistema, esto quiere decir que evidentemente hay interés en el cambio, señala Sanz, al explicar que este factor lejos de ser un punto negativo en el estudio abre las puertas a la acción civil.

Porcentaje de la población que considera que el sistema ha fallado. El 55% corresponde a la población informada y el 52% a la no informada. Además, el 93% de las personas informadas muestra un deseo de cambio junto con el 87% de la población no informada.

Hay dos razones: porque el público informado tiene más esperanza que el desinformado y porque se incrementó la confianza en el gobierno, en el público informado. ¿En la administración federal? Como mencionó Sanz, el estudio se realizó después de las elecciones 2018, en contexto de la transición y la gente percibía un ambiente de cambio con la llegada del equipo de AMLO a la Presidencia

“Tenemos mucha confianza en lo que hacen y es una oportunidad para poner en marcha el cambio”

Para Mariana Sanz aquí está la clave de llevar a cabo un ejercicio estadístico como esto: la acción que desencadenan los niveles de confianza. Los medios de comunicación y las empresas no se quedan atrás, en ambos existe un área de oportunidad para crear mayores redes de información-acción en la sociedad.

Y, entonces “¿qué nos toca hacer desde nuestra trinchera?, ¿cómo hacerle para que México para que sea el país que queremos?”, se pregunta Sanz, la respuesta está en la acción social: “No nos sentemos a esperar que el nuevo gobierno lo resuelva“.

**Foto de portada: Cuartoscuro.