Este jueves, las redes sociales mexicanas explotaron tras un hecho que parecía sin precedentes: el Gabinete de Seguridad de Andrés Manuel López Obrador reveló —en vivo y a todo color— el nombre del militar que estuvo encargado del operativo fallido de Culiacán. Se trata de un Coronel de Caballería.

Señalaron, como Poncio Pilato, que este militar se saltó a sus superiores y no le informó a los altos mandos para realizar el controvertido operativo.

cosas-preocupan-sinaloa-culiacan-amlo-durazo-sedena-chapo-que-pasa

Foto: Cuartoscuro

Sin embargo, los ciudadanos se enfocaron en el preocupante hecho de que las autoridades de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) revelaran a las redes sociales, a la televisión nacional y básicamente cualquiera que se asome, el nombre de un militar que decidió enfrentarse al Cartel de Sinaloa y detener al hijo de uno de los capos más famosos de toda la historia. ¿Qué tan peligroso puede ser? 

Simplemente veamos la historia reciente… pues es un error que también cometió la administración de Felipe Calderón. 

Corría el año de 2009 y acababa de hacerse público el operativo en el que murió Arturo Beltrán Leyva, un fuerte aliado de Los Zetas. En la balacera de aquel día, también falleció un infante de Marina de 30 años: Melquisedec Angulo Córdova. 

policia-federal-felipe-calderón

Felipe Calderon Hinojosa presidente de Mexico a su llegada a las instalaciones del centro de mando de la Policia Federal (2009). Foto: Cuartoscuro.

Las autoridades publicaron su nombre y le hicieron un funeral público y con honores.

Irma Córdova —su madre— recibió una bandera de México, una pensión vitalicia y el homenaje de las más altas autoridades militares en Paraíso, Tabasco. Esa misma noche, un comando armado llegó a casa de su familia: mataron a sus dos hermanos (Yonidavei y Benito), a su tía, Josefa y a su madre. Calderón condenó el ataque públicamente: “Es un acto cobarde y deleznable”, mencionó.

¿Con qué cara?

Todo esto pasó en 2009 y diez años después, un nuevo gobierno acaba de quedar enredado en una situación similar.

La cosa es que la política mexicana está llena de contradicciones y Felipe Calderón aprovechó el error dentro del operativo de Culiacán para jalar agua para su molino y condenó las acciones de Andrés Manuel López Obrador: “El comandante del GAIN cuyo nombre fue irresponsablemente revelado esta mañana, debe ser protegido de inmediato, junto con toda su familia. Incluso valórese el nombrarlo agregado militar en otro país. Lo que pase a él y a los suyos es ya responsabilidad de quien ordenó exponerlo“.

Sí, eso lo escribió el expresidente que hizo lo mismo durante la lucha contra las fuerzas armadas.

*Con información de: El País