Para mitigar los efectos económicos de la contingencia por el coronavirus COVID-19 en México, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) anunció que por 4 meses se podrá postergar parcial o totalmente los pagos de capital y/o intereses sobre créditos bancarios al consumo, de vivienda y comerciales.

Este plazo incluso podrá ser extendido por 2 meses adicionales respecto a la totalidad del monto exigible -incluyendo los accesorios-, es decir, postergar el pago hasta por 6 meses en caso de ser necesario.

Lo anterior va para los clientes cuya fuente de pago se vea afectada por la contingencia. En estos casos los saldos se pondrán congelar sin cargo de intereses. Esto aplicará siempre y cuando el crédito en cuestión esté vigente al 28 de febrero de 2020.

sucursal-banco-banorte

Foto: EnergíaHoy

¿Qué tipo de créditos aplican?

Específicamente el apoyo podrá aplicar a los créditos a la vivienda con garantía hipotecaria, así como créditos revolventes y no revolventes dirigidos a personas físicas:

  • Crédito automotriz
  • Créditos personales
  • Crédito de nómina
  • Tarjeta de crédito
  • Microcrédito

Además de los anteriores, también aplican los créditos comerciales dirigidos a personas morales o personas físicas con actividad empresarial en diferentes modalidades, esto incluye los agropecuarios.

Por medio de un comunicado, la CNBV explica que esto beneficiará el bienestar de la población acreditada pues les va a permitir aplazar sus pagos respecto a los créditos al consumo, de vivienda y comerciales.

En este sentido, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, hizo un llamado a los bancos y al sector financiero para mantener las líneas de crédito que puedan necesitarse en la situación actual.