Por Carlos Riggen

Desde hace ya varias décadas México vive una época de estancamiento económico, no crecemos al nivel que deberíamos hacerlo y esto evita que alcancemos el potencial que tenemos como país. Andrés Manuel ha dicho que no impulsará ninguna reforma fiscal hasta, por lo menos, el tercer año de su sexenio; sin embargo, si desea triunfar y cumplir todas sus promesas de campaña no puede esperarse hasta entonces y debe aprovechar toda la legitimidad que tiene para replantear la forma en que nuestro país recauda, no simplemente hacer una reforma a medias que no resuelva los problemas tributarios, sino verdaderamente hacer una reforma que catapulte a nuestro país.

A principios de 2014 entró en vigor “la reforma fiscal”, una de las múltiples reformas impulsadas en el sexenio de Peña Nieto. La propuesta de la reforma incluía, entre muchas otras cosas: eliminar los subsidios a gasolinas y diésel, no gravar con IVA a medicinas y alimentos. La “reforma fiscal” fue un intento (ineficaz) de simplificar el régimen fiscal para tener mayor competitividad, incentivando a los negocios a estar en la formalidad, y de recaudar más, pero terminó siendo un parche y terminó cobrándole más impuestos a los que siempre pagan, cuando lo que requiere nuestro país es sí cobrar más impuestos, pero de forma eficiente. También se debe hacer una reingeniería del gasto social de modo que el presupuesto se utilice de forma eficiente al enfocar la mayor parte del gasto en inversión productiva, no solamente utilizarlo para gastos asistencialistas como se hace ahora.

Hasta el momento lo que ha hecho el nuevo gobierno para poder aumentar el gasto social es reducir el gasto corriente del gobierno. La semana pasada se anunciaron nuevas medidas de austeridad, entre las cuales se encuentran la eliminación de todas las plazas de director general adjunto, recortar partidas que se utilizaban para mantener limpios los edificios de gobierno, gastos en papelería, viáticos, estudios, investigaciones, etcétera. Si bien reducir los gastos del gobierno puede ayudar a liberar presupuesto, reducciones de este tamaño podrían terminar por mermar el mandato de Andrés Manuel al eliminar el personal capacitado y gastos necesarios para la operación del gobierno. El éxito de todo lo que propuso en campaña el presidente estará directamente relacionado con la voluntad del nuevo gobierno de emprender una nueva reforma fiscal que le permita recaudar más. Ningún tipo de reducción en gasto burocrático será suficiente.

Foto: Shutterstock

Recaudar mejor no debe ser sinónimo de hacer que las personas que ya son contribuyentes activos paguen más, sino de hacer que más personas paguen impuestos. México es uno de los países miembro de la OCDE que menos recauda y gran parte de este problema radica en el alto grado de ocupación informal que hay en nuestro país, que se traduce directamente en evasión fiscal. De acuerdo a datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, el 52% de los mexicanos laboran en la informalidad. Estas son aquellas personas que laboran en negocios informales o aquellas que trabajan sin un vínculo laboral reconocido. Un índice de informalidad tan alto representa un riesgo para México, ya que un país con una economía informal tan grande no puede generar tasas de riqueza sostenidas o elevar la productividad de sus empresas.

La semana pasada la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) realizó una serie de recomendaciones puntuales a nuestro país respecto a la posibilidad de legislar una nueva reforma fiscal. Señalando el mismo problema de que en México abunda la informalidad laboral y por lo tanto no se paga por completo ISR, propusieron aumentar la base gravable del Impuesto al Valor Agregado (IVA), al reducir las exenciones y eliminando las tasas reducidas. Uno de los problemas de la reforma fiscal de 2014 fue eliminar el IVA para medicinas y alimentos, esto en teoría iba a beneficiar a las clases medias-bajas y bajas, pero finalmente los que más consumen son las clases medias y altas y terminaron exentos de pagar este impuesto, perjudicando la recaudación de nuestro país.  

Muchos políticos mexicanos plantean que la solución para aumentar la capacidad recaudatoria del Estado es aumentar el Impuesto Sobre la Renta (ISR), un impuesto que grava directamente los ingresos de personas físicas o morales. Hay dos problemas fundamentales al hacer esto: en primer lugar, perjudica a México en la competencia internacional por inversión privada, ya que las tasas de ISR a personas morales es uno de los principales factores por los cuáles empresas deciden donde asentarse y al aumentarlo se reducirían las posibilidades de que más empresas lleguen a México ofreciendo más empleos; en segundo lugar, tomando en cuenta las altas tasas de informalidad laboral que existen en nuestro país, aumentar el ISR sólo haría que las personas que ya pagan impuestos paguen más y no se aumentaría la base gravable de nuestro país. Es por esto que un buen primer paso para comenzar a gravar más impuestos, de manera justa y pareja para todos, es incrementar el IVA y ampliar los artículos que lo pagan, ya que el IVA es un impuesto que nadie puede evadir. Al hacer esto se incrementa el número de contribuyentes y hace que la mayor parte de la población que no paga ISR pague impuestos de alguna forma.

*****

Carlos Riggen tiene 19 años, es estudiante de Derecho en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente (ITESO), es parte de de Futuro Jalisco y fue parte del equipo legal en la campaña al Senado de Pedro Kumamoto.

Twitter: @carlosriggen

Referencias

Hernández, L & Flores, Z. (2019). OCDE propone reforma fiscal a México. 5 de mayo, 2019, de El Financiero. Recuperado de: https://www.elfinanciero.com.mx/economia/ocde-propone-reforma-fiscal-a-mexico

Redacción. (2019). Recorte de personal y menos viáticos… las 12 nuevas medidas de austeridad. 5 de mayo, 2019. Recuperado de: https://www.milenio.com/negocios/gobierno-federal-12-medidas-austeridad-apoyo-pemex

Redacción. (2013). Reforma hacendaria no afecta a clase media: Videgaray. 5 de mayo, 2019, de Excelsior. Recuperado de: https://www.excelsior.com.mx/nacional/2013/11/01/926526

Redacción Animal Político. (2019). #SemáforoEconómico: 52% de los mexicanos laboran en la informalidad; estados del sur, los más afectados. 5 de mayo, 2019, de Animal Político. Recuperado de: https://www.animalpolitico.com/2019/02/informalidad-mexicanos-trabajadores/

Saldívar, B. (2019). AMLO prepara reforma fiscal para mitad de sexenio. 5 de mayo, 2019, de El Economista. Recuperado de: https://www.eleconomista.com.mx/economia/AMLO-prepara-reforma-fiscal-para-mitad-de-sexenio-20190103-0078.html