El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, siguió con su tradición decembrina de repartir regalos en la época de fiestas y ahora le tocó a al Hospital Nacional de Niños en Washington D. C. 

Armado con un gorro navideño y cargando un costal tan lleno que el verdadero Santa Claus lo envidiaría, Obama recorrió el lugar con selfies, abrazos y juguetes.

“Solo quiero darle las gracias a todos ustedes”, comentaba el expresidente al personal que trabaja en el hospital. “Como padre de dos niñas, solo puedo imaginar, en esta situación tener enfermeras, personal, médicos y personas que los cuidan, es lo más importante que hay”. 

Como el Instagram del hospital se encargó de compartir, Obama pasó un buen rato con personal y pacientes.

El año pasado, su primer navidad como expresidente, Obama dedicó el rato a visitar jóvenes de una secundaria en Washington D.C.