Obama y su palomazo con los grandes del blues

Una fiestecita en la Casa Blanca terminó con Barack Obama cantando “Sweet Home Chicago” a petición del mismísimo Mick Jagger. Además del líder de los Rolling Stones, el primer mandatario estadounidense estuvo musicalmente acompañado por estrellas de la talla de B.B. King, Buddy Guy y Jeff Beck.

Este concierto de blues en la Casa Blanca formó parte de las celebraciones en honor de este ritmo que durante años ha tenido gran impacto en la música norteamericana.

Al final de la presentación, Buddy Guy comentó que había escuchado que al presidente le gustaba cantar y agregó “tiene que continuar”.

Así Jagger le pasó el micrófono a Obama quien no tuvo más remedio que entonar algunas líneas de “Sweet Home Chicago”, para después zafarse del compromiso y entregarle la estafeta a B.B. King, quien siguió la canción.

Sobre el blues, Obama declaró que “… esta música habla de algo universal. Nos recuerda que hemos pasado por tiempos difíciles antes. Su música nos enseña que cuando nos encontramos en una encrucijada, no nos asustamos de nuestros problemas. Los enfrentamos, nos ocupamos de ellos, cantamos sobre ellos. Los convertimos en arte”.

Con ustedes, el palomazo de Obama: