Tal vez hayas escuchado o leído algo acerca de esta historia —como la visita de Richard Gere a una embarcación que transportaba a decenas de migrantes africanos. El caso del barco de la organización Proactiva Open Arms duró varios días en los reflectores de los medios de comunicación internacionales. ¿La razón? Significó una ventana para ver los obstáculos que deben sortear los migrantes de África para llegar a tierras europeas. Tras 19 días de estar varada, esta embarcación logró su cometido: desembarcar en la isla italiana Lampedusa y que el gobierno brindara ayuda a la tripulación.

La historia del Open Arms arrancó el 1 de agosto, cuando la organización rescató a 55 migrantes —víctimas de explotación sexual— en el Mediterráneo. Desde ese momento, el Open Arms topó un trayecto complejo, pues siguió ayudando a los migrantes que encontraba a la deriva en el mar Mediterráneo y solicitó el asilo de países como Italia, España o Francia —quienes negaron abrir sus puertos ante el paso migrante.

Como hemos visto en Estados Unidos la entrada de migrantes indocumentados ha sido difícil. En el caso de Europa, al parecer las fronteras marítimas y terrestres se cierran aún más, debido al discurso nacionalista de las naciones europeas y esto fue lo que tuvieron que pasar más de 80 migrantes de origen africano varados en el mar —junto con los integrantes de Proactiva Open Arms.

¿Qué sucedió con el Open Arms?

Agosto fue el mes que puso a prueba a Europa. El barco de ayuda humanitaria Open Arms rescató a más de 100 migrantes que huían de Libia por distintos problemas —violencia, explotación. En este escenario, la organización notificó los rescates y pidió a Europa poder desembarcar en un puerto seguro.

Open-arms-migrantes-ayuda-Europa

Migrante africano rescatado por la embarcación Open Arms. Foto: Reuters.

Sin embargo, Italia respondió con una negativa y amenazó que multaría a la embarcación  —con casi 57 mil dólares— si entraba a su zona marítima. En voz de Matteo Salvini, ministro Interior de Italia, esta nación defendió una política antimigrante, acentuando la precariedad de la situación en el Open Arms.

migrantes-open-arms-asilo

Migrantes que recibieron la ayuda del gobierno español tras la negación de Italia para desembarcar en Lampedusa. Foto: Reuters.

¿Qué pasó después? De acuerdo con los integrantes de la organización, algunos migrantes optaron por lanzarse al mar y nadar hasta ser rescatados por la policía marítima de Italia. Sin embargo, una vez rescatados, las autoridades regresaban a los migrantes a la embarcación.

Luego, ante los llamados de la ONG y la ONU, Malta se decidió por recibir a un grupo —integrado por 39 personas. Peeeeero la crisis no terminó pues en el Open Arms quedaban 121 migrantes que llevaban más de una semana a bordo del barco.

La discusión entre Italia y España

Uno de los factores que incidió en la tardanza para recibir a los migrantes que iban a bordo del Open Arms, fue la negativa de Italia. El gobierno italiano argumentó que el deber de recibir al grupo era de España.

Matteo-Salvini-Italia-política-migrantes

Matteo Salvini. Foto: Getty Images.

La discusión se llevó al límite y España envió un buque para rescatar a algunos de los migrantes y trasladarlos a Palma de Mallorca. Esta decisión impulsó a la Fiscalía de Agrigento para ordenar el desembarco “inmediato” del Open Arms y —ahora sí— abrir su paso a Lampedusa.

Por cierto, tras el arribo de los migrantes a Lamepedusa —21 de agosto—, la Comisión Europea acordó que serían reubicados en España, Alemania, Portugal y Luxemburgo. Pero la historia NO termina aquí.

Otra embarcación: la espera del Ocean Viking

La experiencia del Open Arms —al que el actor Richard Gere entregó ayuda humanitaria— es un ejemplo de la crisis que se vive en Europa, ante el rechazo de aceptar a los migrantes de origen africano y asiático. ¿Quieren otro ejemplo? En el mar aguarda el Ocean Viking —que es manejado por SOS Méditerranée y Médicos Sin Fronteras. Se sabe que esta embarcación lleva más de 356 migrantes a bordo.

**Foto de portada: Reuters.