Después de que se diera a conocer la orden de aprehensión en contra del exgobernador de Puebla, Mario Marín —el gober precioso— y el empresario Kamel Nacif por el caso de tortura en contra de la periodista Lydia Cacho; la reacción llegó a Presidencia. Y en la conferencia mañanera de este miércoles 17 de abril, AMLO celebró la decisión del Primer Tribunal Colegiado del Vigésimo Séptimo Distrito con sede en Cancún, Quintana Roo.

¿Qué dijo? “Este también es un signo de los nuevos tiempos”. De acuerdo con ya sabes quién, esta decisión no estuvo marcada por el Ejecutivo. Es decir, no hubo una orden desde los altos mandos del gobierno y tampoco una “consulta”.

“A lo mejor no es del todo cierto, pero ya había la costumbre de preguntarle al Ejecutivo cuando se iba a tomar una decisión de este tipo y ahora no me consultaron”. Fue una decisión independiente, consideró el mandatario.

¿Qué sigue?

De acuerdo con el presidente, los mexicanos y las mexicanas están ante procedimientos “inéditos y eso es muy bueno”. Sin embargo, este es uno de los primeros pasos para que la periodista concluya con el proceso de acceso a la justicia y verdad.

¿Por qué? Como recordaran, antes de que terminara el gobierno de EPN —en agosto de 2018—, el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció las violaciones a las que la escritora y periodista Lydia Cacho fue sometida tras la publicación de su libro “Los demonios del Edén”.

En aquel momento, el Comité de Derechos Humanos de la ONU hizo una serie de recomendaciones al Estado para resarcir los daños y que, finalmente, la periodista accediera a la justicia y la verdad —en una resolución histórica, pues se trataba del primer caso de una mujer periodista sobre libertad de expresión que el Comité recibía de México.

Más tarde, en enero de este año y ya con otra administración, el gobierno Federal se disculpó con Lydia Cacho por las violaciones a sus derechos.

No obstante, aún faltan más acciones. De acuerdo con el Comité de Derechos Humanos de la ONU, es necesario que el Estado lleve a cabo una investigación imparcial sobre el proceso penal del caso, se juzgue a los responsables y, finalmente, se compense a la periodista.

En este contexto, Lydia Cacho no ha bajado la guardia y al difundirse la noticia sobre las órdenes de aprehensión en contra del exgobernador de Puebla y Kamel Nacif, la periodista reiteró que no se rendirá hasta que haya justicia, “porque este caso de delincuencia organizada y pornografía infantil es de todo el país”.

**Foto de portada: Cuartoscuro.