Otro engaño del fútbol mexicano

Tal parece que en México las reglas se hicieron para romperse.

Tal parece que en México las reglas se hicieron para romperse. Lo que hemos visto en esta liguilla, es un duro revés para el espectáculo y va a traer sus consecuencias. No es posible que ahora tengamos que soplarnos dos pausas más en un partido de fútbol, además del medio tiempo. La pausa a los 45 minutos es business para todos, pues hasta los aficionados tenemos que ir a hacer una escala técnica para deshacernos de la cerveza que a gritos pide ser evacuada.

El problema llega cuando de la nada, los directivos deciden inventar que los partidos de liguilla, se  deben parar al minuto 25 para que los jugadores se hidraten. Esto ya es el colmo. El único que pierde es el aficionado. Lo increíble es que no conformes con poner mantas publicitarias en la cancha a los costados de las porterías, soplarnos a Martinoli anunciando la versión 342 de La Academia, ahora tenemos que digerir que haya dos breaks más, sólo para meter más anuncios. ¿O qué? Alguien se traga la versión de la hidratación? Al parecer, la queja de la afición fue tal, que en televisa decidieron no incluir publicidad a la hora de la pausa.


Mientras tanto, en la FIFA hacen mutis a todo esto. El gordinflón de Joseph Blatter busca reelegirse como Presidente de la FIFA y durante años se ha opuesto al uso de la tecnología en el fútbol porque este sería muy pausado y rompería con la esencia del deporte. Pero eso si, solapa este tipo de mamarrachadas que dejan al fútbol mexicano en una posición ridícula.

Es despreciable el manejo que se le ha dado en la Federación a este tema y queda clarísimo que el espectáculo y el deporte en general, no importa mientras en la FEMEXFUT y en las televisoras, sigan llenándose de pesos. Ya lo dijo Miguel Mejía Barón: “creen que somos bobos y lo somos, pero no somos muy bobos”. Y si, ya no hay anuncios, pero los cortes al partido siguen ahi.

Es triste la situación que embarga al fútbol nacional, los directivos se empeñan en tomar malas decisiones para ampliar su mercado y generar más dinero, pero no se dan cuenta que el día en que lleguen los resultados futbolísticos, ese día llegará la bonanza económica. El ingreso depende del espectáculo y no el espectáculo del ingreso, pero en la FEMEXFUT y en las televisoras del Ajusco y San Ángel, son disléxicos y confunden este fundamento.

Eso si, que estos directivos no salgan de llorones cuando no pasemos del cuarto partido en el Mundial o cuando nos quedemos fuera de los Juegos Olímpicos. Los malos resultados del fútbol mexicano, en gran parte son consecuencia de las paupérrimas decisiones que se toman en un escritorio y no en la cancha.

Al menos ya le hicieron caso a la afición y quitaron los anuncios en pleno juego. Igual las pausas siguen ahi. Lamentable. Mientras tanto, señoras y señores, resignémonos a tener que ver y escuchar a los comentaristas de Televisa y TV Azteca tratando de justificar esta tontería. Nosotros, aprovechemos para ir al refrigerador por otra cerveza, pues la pausa es para “hidratarnos”, ¿no? ¡Salud!

Comenta con tu cuenta de Facebook

Top Relacionadas
:)