Nuestros pies todavía no se reponían de la locura del primer día de actividades del EDC y ya estábamos parados en el Autódromo Hermanos Rodríguez, bajo un sol infernal, para ver cómo miles de jóvenes, poco a poco, comenzaban a llenar los diferentes escenarios del festival.

Después de haber podido experimentar varias actividades y épicas presentaciones en vivo el sábado en EDC, el domingo prometía volverse en un día con mucho más baile, asistentes y niños menores de edad que se la pasarían #yoleando (¿así le dicen los morros hoy en día?) hasta la madrugada del lunes.

Desde el primer momento en que entrabas al Autódromo, el pesado caminar y las caras ojerosas de miles de chavos delataban los estragos que hace unas cuantas horas habían vivido, pero eso no fue impedimento para que desde el primer minuto en que el búho del escenario principal despertó para exponer a Will Sparks, los miles de jóvenes reunidos en EDC olvidaran la cruda y comenzaran a brincar sin parar, algo que ya también sucedía en los otros escenarios con presentaciones de Cory Enemy, Dani Shuk y Moose & Bear.

DSC02307

Para ayudar a revivir nuestros ánimos, aprovechamos las cortas filas que había antes de las 16:00 horas en los juegos mecánicos y así logramos estar preparados para todo lo que venía, pero mientras tanto las atracciones no nos dejaban de dar vueltas cada vez más rápido y veíamos a algunos niños midiéndose para ver si tenían la suficiente altura para pasar a los peculiares juegos mecánicos.

Uno de los primeros actos que sorprendió a todos fue Araab Muzik, quien con dos cámaras en primera persona, mostraba en las pantallas la velocidad de sus manos en sampleos y caja de ritmos, dejando caer drops pesadísimos desde temprano.

DSC02369-Araabmuzik

El sol y el aire se mostraban más agresivos que un día antes, pero esto no impidió que la devoción de decenas de miles de ravers los hiciera llenar cada uno de los cuatro escenarios, además de que ayudó a que las chicas optaran por llegar al festival en diminutas prendas que nos hacían considerar pedirle matrimonio a más de una.

DSC02394

Con muchos más menores, por la presentación de Avicii, el festival parecía más lleno de energía y nadie sabía si en algún momento todos los jóvenes se cansarían, aunque hasta personas mayores bailaban con gorras de “Sorry Mom”.

Mientras las filas en los juegos eran cada vez más largas, al igual que las de los deliciosos (pero un poco caros) foodtrucks, el escenario Kinetic Field cada vez lucía más lleno con gente que alzaba las manos con pulseras que prendían al beat de las canciones y esperaban, tras unas enérgicas presentaciones de Stafford Brothers y TJR, que el DJ holandés Headhunterz hiciera de las suyas.

DSC02590-Tiga

Tiga ya estaba soltando beats como loco en el Neon Garden mientras nosotros, después de haber dado una vuelta en otra de las atracciones del EDC, teníamos un duro e imparable encuentro con la locura de Clockwork, quien, para nuestra sorpresa, tuvo un increíble poder de convocatoria en el escenario Circuit Grounds y no dejó que ni uno de los miles de asistentes descansaran ni un solo segundo.

Era turno de ver a Baauer, que con un set en el que amenazaba con soltar su “Harlem Shake” a cada instante, cansó a bastantes espectadores y terminó poniendo menos de un minuto de su famosísima canción, para el desagrado de los pocos que aguantaron la hora y media de presentación.

DSC02702-Baauer

Sin que faltaran todo tipo de personajes del público y unos más de parte del festival (hombres-caballo, personajes de videojuegos, hadas, etc), los recorridos entre escenarios fueron en todo momento algo entretenido y perfectamente musicalizado y nos llevaron hasta ser testigos del agradecimiento de Krewella, sin la presencia de Kris “Rain Man” Trindl, a la audiencia mexicana, preparándonos así para los actos finales de la noche.

DSC02748-Baauer

Ante un Kinetic Field abarrotado y totalmente entregado, Steve Angello soltó canciones propias y de Swedish House Mafia para enloquecer a los presentes, sin dejar de asombrar con serpentinas, lasers, confetti y toda clase de elementos que hicieron de su show algo espectacular e inevitable de ver. Como era de esperarse, desde el primer momento en que empezó a sonar “Don’t You Worry Child”, a las 12:00 am en punto, los cientos de jóvenes que estaban acostados en el pasto se levantaron de un brinco e intentaron (fallidamente) hacer una melodiosa voz mientras gritaban cada una de las palabras del tema.

DSC02716-Baauer

La fila para la rueda de la fortuna nunca había sido tan larga, pues miles de chavitos querían estar a varios metros de altura cuando Avicii tomara el escenario. Cuando nos rendimos y abandonamos la exageradamente larga fila del juego mecánico, las luces del escenario principal se apagaron, las miles de personas reunidas empezaron a gritar, pues el llamado “tercer mejor DJ del mundo” por DJ Mag estaba de vuelta en México.

Los vendedores de chelas ya no respetaban la separación entre la zona de mayores de edad y el acceso general, algo que alegró a muuuuuchos chavos y seguramente preocupó a algunos papás… ¡pero eso ya no importaba gracias a que Avicii estaba sampleando “F For You” de Disclosure!

DSC02891-Avicii

A pesar de que no era algo nuevo lo que escuchábamos, ya que ambos días los temas de Avicii fueron los más mezclados por todos los artistas, la gente tenía una gran energía y emoción, como si el joven nunca hubiera venido a México (la última vez que estuvo aquí fue en octubre de 2013).

Por si fuera poco, en el Circuit Grounds, Boyz Noize decidió finalizar el festival con toda la intensidad posible para agotar a los asistentes, los cuales en número no se comparaban en nada con los que estaban viendo a Avicii, además de que no eran tan jóvenes, pero eso no les impidió sacudirse, gritar y bailar sin tener ni un descanso para recuperar el aliento.

DSC02793-Boys Noize

El búho cerró sus alas después de que Avicii bajó del nido, mientras el Autodromo comenzaba a vaciarse, los jóvenes regateaban en los puestos de recuerditos, se fondeaban lo que les quedaba de chupe, tarareaban “Fade Into Darkness” y trataban de encontrar señal para comunicarse con sus amigos.

Todavía con beats en los oídos y el dolor de cuerpo completo post-baile de dos días, no podemos dejar de aplaudir la parada de EDC en México, que no sólo fue increíble por la producción, sino por la entrega de cada persona durante el fin de semana, los pequeños detalles que nos alegraban cada día (como la infinidad de regalitos) y muchas cosas más.

Por ahora no nos queda más que descansar y esperar que EDC México se convierta en algo recurrente.

DSC02840-Avicii

Reseña por Ruben Partida (@RubenNSons) y Federico Franco (@ffrancop)

Fotos por: Diego Figueroa (@halofive)

DSC02325-clockwork DSC02338 DSC02351 DSC02379 DSC02420 DSC02439 DSC02460 DSC02470 DSC02484 DSC02488 DSC02513 DSC02572-Tiga DSC02692-Clockwork DSC02779-Digweed DSC02782-Digweed DSC02825-Boys Noize DSC02850-Avicii DSC02892-Avicii DSC02898 DSC02909