Pa’ leer en vacaciones

¿Es cierto que la buena vida se halla en lugares de mala muerte?

Si le preguntáramos a Xavier Velasco

, nos respondería que sí sin titubearlo. Diablo Guardián no es el único libro que escribió, por eso, la primera regla antes de entrarle a este libro es olvidarse que Violetta es un sinónimo de femme fatale. Simplemente porque las mujeres que protagonizan la mayoría de los relatos son las verdaderas diosas de lo prohibido.

Luna llena en las rocas nos lleva a los terrenos donde la diferencia entre lo vulgar y lo elegante no existe. Terrenos donde lo intransitable se vuelve irresistible, donde la decencia es chiva de otro corral.

¿Hay algo más allá de esos terrenos? Sí, yo creo que no sólo nos lleva e ellos, sino también nos hace cómplices.

Hacia finales de los años veinte, Puerto Alegre se convierte en el centro de una conspiración ideada para destronar al “león”, el cual dispone a reelegirse por
quinta vez. En la trama reina la sátira y la ironía; los intentos no consumados de homicidio por parte de los simpatizantes del partido moderado se frustran por razones demasiado estúpidas, hasta llegar al momento en que el lector se quiere meter en la historia y darle un plomazo al león.

Más que la parodia de una dictadura, Maten al León de Jorge Ibargüengoitia es una novela donde se retratan los aspectos más frecuentes de la sociedad aristocrática del siglo XX, dándoles ese toque extra de humor característico de su autor y desembocando la historia en uno de los finales más desconcertantes, pero a la vez extraordinarios de la literatura mexicana contemporánea.

Éntrenle señores, que en verdad vale mucho la pena.

¿Un alemán enamorado de México? ¿Otro extranjero que retrata la realidad de la Nación?

Nadie sabe con certeza quién es Bruno Traven.

En Canasta de Cuentos Mexicanos se narran pequeñas historias acerca de la realidad rural y urbana de los años 40. Historias que se vivían a diario en las comunidades mexicanas más carentes de recursos, donde el gringo llegaba a hacer fortuna a costa de los indígenas. Al contrario de todo lo que se espera, aquí al gringo se lo hacen güey varias veces.

Para los que gusten de lecturas amenas y para los que le huyan al lenguaje rebuscado, esta es una gran opción.

Por: Raviola

.