El PAN sigue dando codazos, a ver dónde pegan, y ahora se lanzó hasta la FGR a denunciar el presunto espionaje que acabó por exhibir que –supuestamente– toda la queja blanquiazul durante la votación para elegir a Rosario Piedra como titular de la CNDH fue nomás por “chingar” a Monreal.

Sin irse directo contra alguien del gobierno federal o contra Ricardo Monreal, ya que fue el morenista quien se encargó de revelar la conversación de WhatsApp en que el líder del PAN (Marko Cortés) pedía hacer bullicio, la denuncia del PAN ante la Fiscalía General de la República (FGR) fue nomás por ching… digo, contra “quien resulte responsable”.

"Las cosas con EPN estaban mal, pero pasamos de mal a peor", dice el líder del PAN sobre AMLO

Foto: Cuartoscuro.

“Queremos denunciar que fueron sumamente tramposos en lo que pasó (la elección), sino que siguen espiando. Este gobierno de Morena espió una conversación privada. Si espían a la oposición qué no pasará con cualquier ciudadano”, señaló Cortés, quien explicó que la conversación que Monreal dio a conocer era parte de una comunicación que él sostenía con su compañero Mauricio Kuri, coordinador del PAN en la Cámara Alta.

“Presentamos una denuncia porque el gobierno espía al coordinador de la primera fuerza opositora y queremos saber cómo fue que obtuvieron esa información privada, con ese diálogo que tuvimos el coordinador y para un servidor. No lo vamos a aceptar ni tampoco que impongan a una incondicional, amiga del presidente, en un órgano que debe ser autónomo”, agregó Marko Cortés.

En lo que respecta a la votación de Rosario Piedra como nueva titular de la CNDH, el líder del PAN explicó que, según como lo ven, Morena robó dos  votos durante la elección realizada en el Senado… y nomás.

¿Qué relajo con lo de los votos?

La semana pasada, en la elección de la nueva presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, los del PAN reclamaron que les habían comido dos votos… esto luego de primero acusar que Monreal había votado doble y luego sacar varias teorías de qué pudo haber pasado con los votos perdidos.

Pero bueno, la queja del panismo es porque había un total de 116 senadores en aquella ocasión y al final sólo se contaron 114 sufragios. Y, aunque se han dado varias explicaciones al respecto, nomás éstas no acaban de convencer y, para que el asunto no termine con tintes bolivianos, se ha pedido la restitución del proceso. Es decir, votar otra vez.

Sin embargo, parece que eso no sucederá ya que, para empezar, la presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Mónica Fernández, rechazó la moción… y luego, porque ya pasó el tiempo para impugnar la elección. ¿Cómo?, ¿el PAN no realizó ningún trámite institucional para impugnar la elección? Aparentemente no. Así, Rosario Piedra ya sólo tiene que render protesta y listo.