Y en la gustada sección “¿Alguien pidió una silla?”, el líder del PAN, Marko Cortés, todavía le sigue haciendo a la mam#$%&/da para convencer a la gente de que su partido de ninguna manera apoyó la ampliación de mandato en Baja California…

En esta ocasión, el buen Marko Cortés retó a la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a someterse a la prueba del polígrafo. ¿Por? Ahh, pues porque el blanquiazul asegura que la maniobra para que Jaime Bonilla vaya a gobernar cinco añotes y no dos fue orquestada por la exministra. Y como ella seguro lo niega, pues que el polígrafo haga la chamba…

Olga Sánchez Cordero

Foto: Especial

“Como todo tiene un límite, convoco a Olga Sánchez Cordero para que de manera conjunta nos sometamos a una prueba de polígrafo, para que se sepa la verdad, que la gente compruebe que con el aval de López Obrador impulsó la ilegal reforma constitucional y, que además se ratifique que en todo momento Acción Nacional rechazó su propuesta”, señaló Cortés por medio de un comunicado.

Luego de confirmarse que el Congreso de Baja California (con mayoría panista) rechazó el exhorto de legisladores federales para dar marcha atrás a la llamada “Ley Bonilla”, Cortés aseguró que su partido nunca apoyó la iniciativa… la cual habría sido planteada desde Gobernación con tajante rechazo blanquiazul (según). “Para Acción Nacional está claro que la secretaria de Gobernación recibió la orden del Presidente de la República para favorecer a su amigo Jaime Bonilla”.

 

¿Y entonces por qué los legisladores panistas avalaron la ampliación de mandato? Esa es la pregunta del millón. Según Marko Cortés, él y sus partidarios se opusieron… aunque a principios de año. Hace unos días, los del PAN de Baja California acabaron por doblar las manitas… pero ya están en proceso de expulsión, justificó el líder panista.

Así como hasta representantes de Morena, PRI y de otros partidos, Marko Cortés acusa que lo avalado en Baja California es anticonstitucional y en contra del electorado. Ya desde el particular punto de vista blanquiazul, “estamos seguros que lo de Baja California es un laboratorio para ensayar lo que se podría replicar a nivel federal. Por esa razón simplemente no le podemos creer a López Obrador que supuestamente no busque perpetuarse en el poder”, señaló Cortés.

Aunque no ha respondido al reto del polígrafo, desde hace días Sánchez Cordero ha mencionado su rechazo a la “Ley Bonilla”. “Yo voy a respetar lo que hizo en Congreso (local), aunque en mi opinión como ministra en retiro sí te puedo decir, ya no como secretaria de Gobernación, que por supuesto, es una reforma inconstitucional, en mi opinión”.