Si las encuestas dicen que va abajo, a sus mítines nadie va y ni en su partido la pelan, pues déjenla que haga campaña. Sería la actitud más razonable de los simpatizantes del PRI en el Estado de México ante la presencia de partidarios de Josefina Vázquez Mota… pero ya sabemos que en épocas de campaña a los que están metidos en la “política” les sale lo cavernícola y, para ejemplo, lo que ocurrió ayer.

Aprovechando que tenía día de descanso, la delegada en Miguel Hidalgo, Xóchilt Gálvez, se fue hasta el tianguis de Tenayo (en Tlalnepantla) para hacer el mandado… y de paso, promover la candidatura de su compañera de partido, Josefina Vázquez Mota. Sin embargo, comerciantes a los que ella vincula con el PRI, impidieron que siquiera preguntara a cómo el kilo de jitomate. Y de invitar a los marchantes a votar por Chepina, ni hablar.

“Les pido por favor que, si quieren hacer su proselitismo, afuera del tianguis. Evitemos un conflicto”, solicitó a la panista un fino caballero, previo a proceder de manera más enérgica.

Como ya es su marca registrada, la delegada compartió en Periscope la forma en que la corrieron del mercado ambulante a punta de empujones y patadas. Además, según relató una vez que acudió ante las autoridades correspondientes, la camioneta en la que se trasladó fue agredida con papas crudas, mismas que la panista presentó como prueba del ataque.

Pero esa no fue la única agresión en contra de los panistas. Una hora antes de estos hechos, Josefina Vázquez Mota acusó que en Tultitlán (otro municipio gobernado por el PRI), autoridades negaron a su equipo realizar un evento de lucha libre, esto pese a que se contaba con el permiso correspondiente. En la grabación de este incidente se indica que el papel no servía. “No están bloqueados los eventos, pero no hacen las cosas bien”, dice uno de los policías.

“A mí me persiguen de la Secretaría de Gobernación y del gobierno del estado, ya sabemos dónde están, ya hasta los saludamos todos los días. No tenemos miedo, estamos aquí, no tenemos miedo, nada ni nadie nos va a detener. Los que tienen miedo son ellos”, comentó la panista para El Universal.

Por cierto, según reporta La Jornada, la panista realizó ayer acto de campaña en Metepec y Toluca. En el primero de los eventos, más de 300 de las 800 sillas que se colocaron para sus seguidores estaban vacías. Casi, casi, recordándonos su fallida presidencial. Entonces, ¿Cómo para qué las agresiones?