Recientemente en redes sociales se hizo viral un video en el que el Papa Francisco, durante una visita a Loreto, en Italia, evitaba a toda costa que los feligreses le besaran el anillo episcopal.


Las opiniones inmediatamente se polarizaron: aquellos que “entendieron” el comportamiento del pontífice y quienes consideraron una falta de respeto esta acción.

Pero este jueves el Papa explicó por qué lo hizo: higiene. 

De acuerdo con el portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti, después de saludar a decenas de feligreses el Papa estaba preocupado por la higiene: temía que se contagiaran de gérmenes. Explicó que el pontífice quiere evitar el contagio entre la gente pero no hacia él.

Aclaró que no se trata de una grosería ya que el Papa es feliz de saludar a pequeños grupos de persona porque así los gérmenes y bacterias se mantienen contenidas.


Después de este hecho, el máximo representante de la Iglesia católica ya permitió que le besaran el anillo episcopal durante la audiencia semanal en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

Se trata de toda una tradición 

El anillo episcopal es uno de los símbolos de autoridad papal tradicional. Es por ello que besar el anillo se considera como una reverencia y signo de respeto ante la figura del Papa.