El papa Francisco rompió el protocolo de la reunión que sostuvo con los líderes que se disputan el poder de Sudán del Sur y les besó los pies. Según se explica, este acto sin precedentes fue realizado por el representante de la iglesia católica para implorar paz en el país africano.

Le pido como hermano: quédense en paz“, imploró el papa Francisco a Salva Kiir Mayardit y a Riek Machar, jefes de los bandos que protagonizaron la guerra civil que se desencadenó en Sudán del Sur en 2013, la cual terminó en septiembre pasado, tras la firma de un acuerdo de paz… pero ahora viene lo difícil: Kiir y Machar formarán un gobierno de unidad que comenzará sus funciones el próximo mes.

Han comenzado un proceso; que termine bien (…) Les pido desde el corazón: sigamos adelante. Habrá muchos problemas, pero no tengan miedo, sigan adelante, resuelvan los problemas”, pidió el sumo pontífice. “De simples ciudadanos, se convertirán en los padres de la nación“, agregó durante el cierre de la reunión que los líderes sudaneses sostuvieron en El Vaticano.

Expreso mi sentida esperanza de que las hostilidades cesen finalmente, el armisticio sea respetado, las divisiones políticas y étnicas sean superadas, y que haya una paz duradera por el bien común de todos los ciudadanos que sueñan con comenzar a construir una nación”, expresó el papa Francisco.

Sudán del Sur consiguió su independencia de Sudán, apenas en 2011. Sin embargo, dos años después inició una guerra civil debido a las diferencias entre el presidente Salva Kiir, de la etnia dinka, y su entonces vicepresidente, Riek Machar, de la etnia nuer. A lo largo de cinco años, el conflicto dejó un saldo de más de 400 mil muertos y millones de desplazados.

Cabe señalar que Sudán del Sur posee reservas petroleras que durante los años de guerra han permanecido inactivas… pero no se preocupen, que ya hay países deseosos de explotarlas… digo, de contribuir a que la paz en el país se establezca. De acuerdo con RT, China es uno de los que ya le echó el ojo al asunto.