Los presuntos casos de corrupción en Pemex (Petróleos Mexicanos) durante la gestión de EPN siguen saliendo a la luz pública. Ahora, se ha revelado una trama en la que está implicada una empresa israelí y los funcionarios de Pemex antes y durante la era de Enrique Peña Nieto. ¿De qué va este caso?

De acuerdo con una investigación del Wall Street Journal, en Pemex se creó una dinámica de moches para que las compañías extranjeras pudieran invertir en el sector. El ejemplo está en la historia de la empresa Oro Negro, que contrató a la firma israelí Black Cube para grabar —en secreto— las conversaciones entre los directivos de Petróleos Mexicanos.

Pemex-red-de-moches-epn

Foto: Cuartoscuro.

¿El resultado? Moches y sobornos para el otorgamiento de contratos.

Los moches en Pemex

Las grabaciones —que se dieron a conocer en el proceso de quiebra de la empresa Oro Negro, en un tribunal de Estados Unidos— dieron testimonio de los moches que los exdirectivos de Pemex pedían. De acuerdo con las pruebas, los funcionarios llegaron a recibir cinco millones de dólares como tributo a cambio de los contratos.

Por ejemplo, para que las compañías pudieran reunirse con el mero mero de Pemex —en ese entonces Emilio Lozoya, director de Petróleos Mexicanos—, las compañías debían pagar entre 50 mil y cien mil dólares, ahí nomás.

Una de las pruebas está en las grabaciones de José Carlos Pacheco, quien era coordinador ejecutivo de Pemex Perforación y Servicios —por allá de octubre de 2017.

La quiebra de Oro Negro y Pemex

En esta historia, Oro Negro acusó a Pemex como el culpable de su quiebra. ¿La razón? Petróleos Mexicanos suspendió sus contratos y todo porque la empresa se había negado a entrarle a los sobornos.

Hasta había cuotas que cumplir, porque ninguna compañía quería correr el riesgo de aparecer en una especie de lista negra de los exdirectivos. Quienes se aplicaban, debían pagar las cuotas con intermediarios —como los familiares de los funcionarios o consultorías que fungían como operadoras.

Finalmente, en julio de 2018 la empresa Oro Negro publicó en el periódico The New York Times que tenía pruebas contra altos exfuncionarios de Pemex —grabaciones en las admitieron ponerle el pie a la compañía, debido a su renuencia para pagar los moches y participar en una red de corrupción.

¿Luego? Mediante la PGR (Procuraduría General de la República), Pemex se lanzó en una campaña de intimidación, con todo y una investigación como represalia.

Uno de los directivos — José Carlos Pacheco— negó la información al Wall Street Journal y lo mismo lo ha hecho Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, quien mediante su defensa desconoció la red de moches en su gestión.

Moches para la campaña de EPN

¿Entonces? El equipo de periodistas Arelí Quintero, Miguel Castillo y Carlos Loret de Mola publicaron en El Universal la red de los moches en presunto beneficio de EPN. Su información señaló que en 2012 Carlos Morales recaudó dos mil millones de pesos —recursos de los contratistas— para la campaña presidencial de EPN. Sin embargo, cuando llegó Lozoya a Pemex el entonces director supuestamente no tuvo conocimiento de la red de moches, aunque era un hecho conocido entre los directivos.

**Foto de portada: Cuartoscuro.