Esta es una buena noticia para la prensa internacional y, claro, para el periodismo en Myanmar: los dos periodistas de Reuters condenados a siete años de prisión, Wa Lone y Kyaw Soe Oo, fueron liberados por las autoridades, después de la intensa campaña a nivel mundial que organizaron asociaciones civiles y defensores de derechos humanos.

¿Por qué fueron sentenciados?, ¿cuál fue el delito? La historia de estos dos periodistas nos muestra la magnitud del poder de la información, pues ambos trabajaron y reportaron la masacre de los musulmanes de la comunidad rohinyá, con el hallazgo de una fosa común y la recopilación de testimonios.

En su ejercicio periodístico, los reporteros fueron acusados por acceder a documentos secretos del gobierno y violar la Ley de Secretos Oficiales, en 2017 —después de que una fuente oficial se acercara a Wa Lone y Kyaw Soe Oo para ofrecerles pruebas del Estado sobre la masacre.

A mediados de abril, la condena contra los reporteros de Reuters era un hecho, siete años de prisión enfrentarían sino intercedía el gobierno. Sin embargo, esto sucedió.

“Soy periodista y voy a continuar”

Esta fue la declaración de Wa Lone al salir de prisión. Los agradecimientos de ambos fueron para aquellos quienes los apoyaron desde el extranjero, así como para los compañeros de su país, que pugnaron por su libertad. Mientras, Reuters festejó la decisión del gobierno y declaró que los periodistas son un símbolo de la libertad de prensa en el mundo.

Periodistas-arrestados-Myanmar

Foto: Reuters.

La ONU (Organización de la Naciones Unidas) se unió a las reacciones y es que la situación parecía compleja, en un país donde las pugnas entre las comunidades musulmanes y budistas ha llevado al enfrentamiento civil, la autocensura y la vigilancia del gobierno permean el periodismo.

¿Y qué dijo el gobierno? El portavoz Zaw Htay declaró a AFP que su liberación corresponde al “interés nacional a largo plazo”, ya que en esta historia el Estado argumentó que la detención se había llevado a cabo por la violación de las leyes, más allá de la censura y el trabajo periodístico. Finalmente, esta fue una batalla ganada por los periodistas en Myanmar —que por cierto, se llevaron el Pulitzer 2018 precisamente por la investigación sobre la matanza en la comunidad rohinyá.

**Foto de portada: Reuters.