Aplicando la misma que cualquier otro funcionario que pretende hacerse güey ante la grave situación de violencia que se vive en nuestro país, el fiscal de Morelos minimizó las denuncias de desapariciones que se han hecho en la entidad y, aseguró, en muchos casos son “ausencias voluntarias”….

De acuerdo con Proceso, Uriel Carmona Gándara  –el mentado fiscal– desestimó la alerta que se hay entre la población por supuestas desapariciones ocurridas en diversos puntos de la entidad. Como si Morelos no hubiera cerrado la pasada administración con un total de mil 397 personas, el funcionario dijo que no hay bronca… bueno, no tanta como se dice.

“Gran mayoría son ausencias voluntarias, y la mayoría regresa a su casa, tenemos un fenómeno que es innegable, sobre todo en el tema de los adolescentes, muchas de las veces no contestan el teléfono y los padres se preocupan, nos hacen la denuncia, los buscamos y en 80%, las ausencias son voluntarias, personas que no están desaparecidas o relacionadas con delitos, aunque sí hay un número menor”.

Para el fiscal morelense, es “irresponsable” que la gente quiera hacer que las personas tomen sus precauciones al compartir en redes casos reportados… “es irresponsable generar una psicosis en este sentido. Si fuera el caso, nosotros estaríamos informando al respecto. Incluso ahorita en el Grupo de Coordinación de Seguridad nadie tenía información a este respecto”, señaló muy al estilo de Sheinbaum el buen Carmona Gándara.

Aunque los anteriores señalamientos los hizo sobre casos en general, el fiscal dedicó unas palabras al tema de las desapariciones de mujeres. Sí, admitió, es un delito que va en aumento en la entidad… pero no como para alertar a los ciudadanos, consideró. Ehrrrr… nomás hay que recordar que 2018 Morelos lo cerró con 352 casos de mujeres desaparecidas, según datos del Centro de Derechos Humanos “Digna Ochoa”. “No se está atendiendo de manera pronta, responsable y puntual la desaparición de mujeres”, acusó la representante del Centro, Susana Díaz Pineda.