Parece que el gobierno anda muy activo por esa zona, primero desalojaron a personas que vivían en ese perímetro (ver nota aquí) y ahora ya comenzaron con algunas obras, a pesar de que un juez había prohibido cualquier tipo de obra mientras se revisa el caso (por otro lado es muy probable que se pierda el interés por recuperar el lago de Texcoco, una oportunidad que teníamos para que la ciudad sea autosustentable).

El Universal realizó un recorrido en el área ejidal de Atenco y desde los cerros de Tepezingo y Huatepec se podría ver que los camiones ingresaban a la zona a través de un camino de terracería para realizar trabajos que forman parte del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (al parecer llevan tepetate).

Algunos trabajadores que controlan el acceso de las unidades que pertenecen a varias empresas a la altura del Circuito Exterior Mexiquense, contaron que se estaba construyendo una plataforma de concreto en una zona entre Texcoco y San Salvador Atenco.

Sobre los caminos de peaje que rodean la zona, donde se edificará el nuevo aeródromo, hay varios camiones de diversas empresas que participan en el traslado del material en espera de que les den la orden para ingresar en el área (nos gustaría que el diario nos diera  nombres, ya saben, para buscar dueños y ver qué tratos se están tramando).

Violan mandato de juez

Campesinos de Atenco, quienes se han negado a comercializar sus parcelas, denunciaron que han invadido sus tierra a pesar de que un juez federal había otorgado una suspensión definitiva para que no se realice ninguna acción en la demarcación mientras se resuelve un litigio en el Tribuna Agrario Nacional.

Ignacio del Valle Medina, dirigente del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, dijo:

«Sabemos que están ya trabajando con el pretexto de levantar bordos de un canal, no han dejado de trabajar sobre todo en la zona de Atenco y Nexquipáyac. Vemos camiones que ingresan con tepetate y lo peor de todo es que han invadido ya nuestros ejidos y no pueden respetar un amparo con el que gozamos precisamente para proteger nuestras tierras».

Los campesinos han dicho que los trabajos de la terminal aérea aún no han comenzado oficialmente, pero que ya detectaron camiones y maquinaria que llevan a cabo trabajos en esa zona ejidal.

«Tenemos un ampara o que habla de una suspensión definitiva para que no se realice alguna obra en nuestras tierras… No hay razón para que estén trabajando, bajo ningún pretexto tienen que estar trabajando».

La primera semana de octubre el Juzgado Décimo Segundo con sede en Nezahualcóyotl otorgó una suspensión definitiva al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, con el que se invalida una asamblea ejidal realizada en junio pasado que permitió el cambio de uso del suelo de mil hectáreas del ejido de Atenco para que puedan venderse y formar parte del proyecto del nuevo aeropuerto (recordemos que la asamblea fue espuria, con impostores y bajo la batuta de un líder ejidatario priista. Aquí pueden leer la nota).

@plumasatomicas

***Vía El Universal