Foto destacada: Cuartoscuro

El próximo 26 de agosto miles de alumnos de primaria regresarán a las aulas para comenzar un nuevo ciclo escolar, y si bien los padres ya están viendo cómo hacerle para poder comprar la lista infinita de útiles que les piden a sus retoños, los niños, por su parte, ya están preparándose mentalmente para la odisea de cargar una mochila que parece de esas que utilizan los excursionistas para ir a acampar.

Si tu mamá o papá son de los que te aplican la ya conocida “No pasa nada” cuando pides que te ayuden a cargar tu mochila, entonces tienes de dos sopas: O comienzas a llevar sólo lo necesario a la escuela en tu día a día, o les pasas esta información y les dices que la mochila –a la que le deben invertir buen dinero– no puede pesar más del 15% de lo que pesas tú, ya que de lo contrario podrías sufrir de daños en la columna vertebral.

Y no lo decimos nosotros, lo dice la ciencia. Bueno en realidad lo dice el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), quien consciente del regreso a clases y del bienestar de los estudiantes, ha dado a conocer a través de un comunicado algunos datos útiles sobre las mochilas para que no parezcan ‘El Pípila’ en este regreso a clases.

La institución recomienda a los padres de familia que las mochilas escolares que compren para sus criaturas sean ligeras, con correas anchas y acolchonadas; de preferencia que tengan un cincho en la cintura y que quede cinco centímetros por encima de la cintura de los niños.

Por otro lado, la jefa del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital General de Zona número 197 en Texcoco, Estado de México, Ruth Jeannette Padilla Torres, mencionó a través de un comunicado que el peso de la mochila que un niño cargue en la espalda debe ser menor al 15 por ciento de su peso corporal. Es decir, si el chamaco pesa 50 kilos entonces su mochila no puede rebasar los 7.5 kilos.

Infografía: @Tu_IMSS

Es importante mencionar que el peso de la mochila debe ser distribuido en ambos hombros de los niños y que al caminar deben tener la espalda recta. En caso de que el recorrido a la casa o escuela sea más de 15 minutos, los niños deberán recibir ayuda de sus papás para cargar sus útiles escolares.

El IMSS recalca la importancia de sólo llevar el material de trabajo que los pequeños necesiten (y no anden paseando el Atlas de México y el Mundo por gusto), pues de acuerdo con sus datos siete de cada 10 niños sufren dolores antes de los 16 años de edad en algunas zonas como el cuello, espalda y rodillas, algo que a largo plazo puede desencadenar problemas en la columna vertebral. 

Ahora las mochilas de rueditas no suenan como una mala idea, ¿no lo creen?