En junio de 2014, en Tlatlaya, Estado de México, murieron 22 personas, después de un enfrentamiento con militares; sin embargo, 15 de esas personas fueron ejecutadas extraoficialmente, de acuerdo a testigos. El caso ha sido controversial desde el principio y las versiones de la PGR y CNDH nunca coincidieron. No sólo eso, aunque en mayo de 2016 se absolvió a los últimos tres militares involucrados en el caso, a principios de este año se sentenció a cuatro policías por torturar a los sobrevivientes y testigos del enfrentamiento.

Ahora, a más de tres años de la matanza, el caso será reabierto.

De regreso a Tlatlaya

¿Cómo es que será reabierto el expediente? Se le otorgó un amparo a una de las sobrevivientes y testigo de las ejecuciones y, mediante el mismo, se le ordenó a la PGR reabrir las investigaciones para ver si existe alguna otra indagatoria que aún no haya sido consignada y que con el fin de unificar la investigación de los hechos pueda ser acumulada a la que se encuentra bajo su cargo integrando”.

¿Y ahora qué sigue?