Recientemente nos enteramos que la milenaria “Piedra del Elefante”, ubicada en la reserva de la biosfera “El Cielo” en Gómez Farías, Tamaulipas, había sido marcada por la familia Rubio García, originaria de Monterrey.

Esta noticia rápidamente se hizo viral en redes sociales y por su puesto, el internet no los perdonó. Los usuarios se dieron a la tarea de encontrar a los responsables…. ¡y lo hicieron!

Sin embargo, por sorprendente que parezca, el encargado del Centro Interpretativo Ecológico (CIE), Javier Oliva, informó que después de observar el escándalo que se armó, la famosa familia Rubio García tomó la decisión de regresar al lugar para enfrentar las consecuencias de sus actos.

De acuerdo con las declaraciones, la pinta sobre la piedra la hicieron con carbón de una fogata. Pero, para evaluar los daños que pudo haber tenido este acto, personal del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente del gobierno de Tamaulipas, se encuentran en la zona realizando análisis y custodiando.

El encargado de esta reserva ecológica explicó que hasta el momento no se ha pensado en actual legalmente en contra de los responsables, pero sí se espera que esto genere conciencia en la personas que visitan el lugar.

En cuanto termine el análisis, el INAH va a realizar un dictamen en el que se explique la magnitud del daño, los materiales que se utilizaron para marcar la piedra y el procedimiento que se deberá seguir para eliminar las afectaciones.