En más de 65 millones de años, ¿cuántas cosas no habrá sobrevivido la formación rocosa conocida como “La Piedra del Elefante? Utsssss… un buen seguramente, pero se la pellizcó ante la mano de los Rubio García, familia oriunda de Monterrey que viajó hasta Tamaulipas para dejar su huella bárbara.

El Centro Interpretativo Ecológico (CIE), encargado del cuidado de la reserva de la biosfera “El Cielo”, en Gómez Farias, Tamaulipas, denunció la amolada que una familia le acomodó a la milenaria formación rocosa natural conocida como “La Piedra del Elefante”. En imágenes compartidas por el Centro, se alcanzan a notar los garabatos que los susodichos colocaron en la roca que había permanecido intacta por aproximadamente 65 millones de años en el área natural protegida.

La Piedra del Elefante, Tamaulipas

Foto: Centro Interpretativo Ecológico

Quedar para la posteridad como unos ñeros no fue nada fácil para los Rubio García de Monterrey. Además de viajar desde Nuevo León a Tamaulipas, tuvieron que fletarse un camino de aproximadamente tres horas y media de la parte baja de Gómez Farías hasta el punto en que se encuentra “La Piedra del Elefante”. De acuerdo con el CIE, no existe infraestructura carretera hacia la reserva conocida como “El Cielo”… así que una vez logrado el objetivo, los paisanos del Bronco se dieron el reconocimiento nada merecido.

“Desde la parte baja de Gómez Farías a la Piedra del Elefante se hacen aproximadamente 3 horas y media, para realizar este tipo de vandalismo en una formación rocosa natural ¡no tiene precio! Genera impotencia ver este tipo de imágenes en lugares de acceso difícil, que han permanecido aproximadamente 65 millones de años intactas en un área natural protegida para que el ser humano ponga “su huella”.

La Piedra del Elefante, Tamaulipas

Foto: Centro Interpretativo Ecológico

Hasta el momento las autoridades ecológicas de Tamaulipas no se han pronunciado respecto al incidente. Así que no se sabe si los responsables de usar a la formación rocosa como pared de baño público tendrán algún tipo de castigo. También se desconoce el grado de daño que sufrió “La Piedra del Elefante”.

El CIE sólo se limitó a pedir a quienes lean su mensaje colocado en Facebook que compartan la denuncia, a fin de que algún día “todos tengamos un poco de conciencia y logremos la educación ambiental y un turismo responsable”.