Foto: Héctor Montaño //INAH

EUA le regresa a México dos piezas arqueológicas que habían sido robadas

Aprovechando que ahora andamos arreglando problemas milenarios —y andamos necesitados de buenas noticias—, este martes hubo un alegre anuncio sobre el patrimonio cultural de México. El FBI, en coordinación con la Embajada de Estados Unidos, regresó dos piezas arqueológicas que habían sido robadas al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Las pequeñas figuras de barro tienen un origen teotihuiacano y están datadas entre el año 200 y el año 700. Échenles un ojo:

piezas-robadas-inah-mexico-estados-unidos

Foto: Héctor Montaño // INAH

¿Lo mejor de todo? En un comunicado, el Instituto Nacional de Antropología e Historia aseguró que este es solo el inicio de toda una colaboración para regresar más piezas arqueológicas mexicanas. Las autoridades estadounidenses tienen cerca de 800 piezas y las irán regresando al país en distintos lotes. A eso, súmenle que le entraron con una suma económica a la vaquita para la conservación de la Tumba de Pakal en Chiapas y para la rehabilitación de un templo en Puebla.

La entrega de estas dos piezas teotihuacanas tiene un doble simbolismo, pues concreta la voluntad de México y Estados Unidos en el combate al tráfico ilícito de bienes culturales, y su recuperación también nos conduce a revalorar el legado de las civilizaciones que se asentaron durante siglos, en lo que hoy es nuestra nación”, comentaron en la ceremonia.

¿Y quién se las había robado? 

Las piezas mexicanas fueron recuperadas tras una investigación del FBI —quiubo— de la casa de un arqueólogo amateur que se llamaba Don Miller. Las autoridades encontraron casi 42 mil piezas culturales de distintos países: desde China hasta Perú. Varias tenían orígenes mexicanos. Sin embargo, no hubo cargos en contra del señor Miller.

piezas-robadas-estados-unidos-INAH

Foto: Héctor Montaño // INAH

“Un año antes de su muerte, a los 91 años de edad, Miller aceptó regresar las piezas que, probablemente, fueron adquiridas violando leyes estatales y federales, así como tratados internacionales. Fue su deseo que los objetos fueran devueltos a sus legítimos dueños”, explicó esta tarde el agregado jurídico adjunto del FBI, Edward J. Gallant.

*Foto de portada: Héctor Montaño/INAH