Mal y de malas andan en Veracruz: lo que pudo ser una noche para olvidar las broncas que se tienen en el Estado por culpa del crimen organizado, acabó en una lluvia de fuegos pirotécnicos… ¿pues de eso se trata, no? El detalle estuvo en que, en lugar de explotar en el cielo, la pirotécnia fue a dar directo sobre la gente que acudió a dar el “Grito de Independencia”, en Xalapa.

De acuerdo con Milenio, el incidente ocurrió luego de que el gobernador de la entidad, Cuitláhuac García, salió a echar las respectivas arengas, durante la ceremonia del “Grito de Independencia”. Psssss, ya saben: el mandatario recibió la bandera, salió al balcón y echó quién sabe cuántas “Vivas” dedicadas a los héroes de la Independencia (más lo que se le fue ocurriendo). Luego de esto, vino el espectáculo de fuegos pirotécnicos… y ahí es donde la cosa falló.

Como se puede ver en imágenes, algunos de los cohetes explotaron en el cielo, como siempre sucede… sin embargo, unos de ellos cambiaron la trayectoria y fueron a dar directo sobre la gente que presenciaba el show…

Foto: @ChispitaMX

Según reporta Noticieros Televisa, el saldo de este incidente es de 16 personas heridas. Lamentablemente, uno de los asistentes a la ceremonia del Grito de Independencia en Xalapa, Veracruz, perdió la vida… no por heridas causadas por la pirotecnia, sino por un infarto.

Foto: Alberto Delgado / Diario de Xalapa

En entrevista con la televisora de San Ángel, el coordinador de Protección Civil, David León Romero, informó que lo de Xalapa fue el incidente de más gravedad que ocurrió durante los festejos del 15 de septiembre. En la alcaldía de Azcapotzalco, en la CDMX, se reportó un incendio… pero en este caso hubo saldo blanco.

Aún no hay información oficial de lo ocurrido en Xalapa, así que la información varia un poco. Por ejemplo, medios locales señalan que el incidente provocó heridas por quemaduras en 14 personas, mientras que otras ocho fueron golpeadas por la aglomeración. En lo que sí concuerdan es que la personas que perdió la vida fue por causa de un infarto. Se trababa de una personas de 50 años.