Foto: Getty Images

Semana laboral de 4 días y turismo nacional: El plan de regreso de Nueva Zelanda tras el COVID-19

A finales del pasado mes de abril, Nueva Zelanda anunció que había ganado la primera batalla contra el COVID-19 al no detectar casos de transmisión comunitaria en su territorio y retomar el control de la pandemia. Con mil 503 casos acumulados y apenas 21 muertes hasta este 20 de mayo, este país de Oceanía no registra nuevos contagios en lo que va del mes.

Sin embargo esto no significa que se haya erradicado el coronavirus por completo. Es por eso que las fronteras con otros países aún permanecen cerradas. Recogiendo las opiniones de los ciudadanos, el gobierno de Nueva Zelanda ya trabaja en el plan de regreso progresivo y ha causado impresión en todo el mundo por las propuestas.

 primera-ministro-nueva-zelanda

Foto: Getty Images

Por medio de un video transmitido en vivo por Facebook, la primer Ministra Jacinda Ardenrn, esbozó a grandes rasgos los factores a considerar para regresar a lo que en todo el mundo se nombra “la nueva normalidad”. Acá les dejamos los puntos más importantes.

  • Semana laboral de 4 días

Entre las sugerencias de los ciudadanos se encuentra la reducción de la semana laboral a 4 días con opciones de trabajo más flexibles, como por ejemplo el home office.

En este sentido la funcionaria explicó que esta propuesta ayudaría entre otras cosas a impulsar el turismo interno y ayudaría a los empleados a equilibrar el trabajo y la vida. Explicó que esto depende de un acuerdo entre los empleadores y sus empleados.

nueva-zelanda-fase-2-covid-19

Foto: Getty Images

Sin embargo hizo un llamado a los patrones en Nueva Zelanda para que en caso de estar en condiciones de llevarlo a cabo se implemente inmediatamente.

  • Fomento al turismo

La primera Ministra afirmó que, entre las opiniones consultadas, los neozelandeses viajarían más por el país si tuvieran condiciones de trabajo más flexibles.

Es por eso que se está analizando incluso aumentar los días festivos, a manera de impulsar la economía y darle un empujón a la reactivación del turismo, aunque sea local por el momento.

Es importante considerar que durante el cierre de actividades por la pandemia de COVID-19, en Nueva Zelanda y en todo el mundo fueron despedidos miles de empleados. Se considera importante tener todas las condiciones para que poco a poco todos los sectores se reactiven.

Jacinda-Ardern-nueva-zelanda-coronavirus-fase-3

Foto: Getty Images.

Una de las claves para poder llegar a este punto fue el manejo de las medidas de confinamiento, aislamiento y suspensión de actividades.

Durante la segunda semana de maro del 2020, Nueva Zelanda prohibió a toda la población realizar actividades no esenciales, los lugareños podían realizar caminatas y viajes en bicicleta, pero dentro de las limitaciones de su respectivo vecindario. La circulación en auto se limitó exclusivamente a emergencias, para no entorpecer los servicios sanitarios.

El exitoso plan de Nueva Zelanda por aplanar la curva del COVID-19

Con información de The Guardian