El 5 de mayo es la fecha en la que Japón celebra el Día del Niño. Sin embargo, a como va la cosa, cada vez habrá menos festejados. En todo 2018 solamente nacieron 921 mil bebés en la isla asiática, el número más bajo en toda su historia…bueno, desde que empezaron a medirlo en 1899.

De acuerdo a las estadísticas que el gobierno japonés publicó esta semana, este es el tercer año consecutivo en que hay menos de un millón de nacimientos. 

Agregándole al problema de población que enfrentan por allá, en este año se reportaron 1 millón 369 mil muertes, el número máximo de fallecimientos después de que pasaron las guerras. O sea, si hacemos las cuentas, Japón perdió casi medio millón de habitantes en este 2018.

Cómo estará la cosa en la Isla del Sol Naciente que más del 20% de su población tiene más de 65 años.

En estos momentos, hay 124 millones de japoneses. Para darse una idea, México tiene —más o menos— la misma población. Sin embargo, aquí empieza lo complicado, la edad mediana en nuestro país es de 27 añosEn Japón, la mediana es de 46. 

Aunque algunos podrían decir que es mejor y más alivianado —¿qué diría el medio ambiente?— tener menos población, un golpe de este tamaño a la juventud japonesa puede tener consecuencias bastante graves.

Además del impacto económico gigantesco que la población que trabaja y que gasta sea cada vez menor. Los gastos en el Estado de mantener a una población de edad avanzada pueden irse acumulando. Nada más imagínense la cantidad de pensiones y gastos médicos que hay que cubrir, con cada vez menos personas que aporten con sus impuestos laborales.

Si las cosas siguen como están, en 2065 Japón tendrá menos de 88 millones de habitantes.