A solo cinco días del lanzamiento de Pokémon Go, ya comenzaron a surgir algunas de las ‘imperfecciones’ del juego de realidad aumentada.

Asaltos, hallazgos de cadáveres y muchas otras tantas situaciones incómodas han sido parte de la euforia global por esta aplicación.

Banda de asaltantes usaba Pokémon Go para encontrar a sus víctimas 

El juego fue desarrollado por Niantic Labs, que perteneció a Google hasta el pasado mes de octubre, y recopila datos como correo electrónico, dirección IP, página web que estábamos visitando antes de acceder al juego, nuestro nombre de usuario y nuestra localización.

Al registrarse, los usuarios autorizan el acceso a sus cuentas de Google, y ellos así lo explican:

“Si concedes acceso a toda la cuenta, la aplicación puede ver y modificar prácticamente toda la información de tu cuenta de Google, aunque no puede cambiar su contraseña, eliminar la cuenta ni pagar con Google Wallet en tu nombre. Solo deberías conceder este privilegio de acceso a toda la cuenta a las aplicaciones que tengas instaladas en el ordenador, teléfono o tablet y en las que tengas una confianza absoluta”

Los permisos que obtiene Niantic no permiten una lectura automatizada de nuestro Gmail, pero el token que se intercambia con los servidores de Google puede usarse para iniciar sesión en nuestro nombre. Niantic trabaja en arreglar este problema.

Por otro lado están las apps maliciosas, las cuales se aprovechan de que Pokémon Go no ha sido lanzado de manera oficial en todos los países y los usuarios han descargado versiones ‘alternativas’. Estas app pueden dar control total de los teléfonos de las víctimas, según reporta la compañía de seguridad ProofPoint.

Gracias a Pokémon Go, Nintendo es 7 billones de dólares más rico 

pie-fracturado-pokemon