Dicen que la verdad siempre supera a la ficción. Esta máxima se repite a diario en nuestro país. Cuando no son nuestros funcionarios públicos y sus ingeniosas —pero fatales— triquiñuelas, son los lores nuestros de cada día y sus inverosímiles movidas: nunca faltan los que quieren pasarse de listos y buscan sacar ventaja de cada situación. A menudo pareciera que México es como un episodio de Los Simpson que nunca termina. Los personajes ventajosos, corruptos y gandallas como el alcalde Diamante pululan en lo amplio de nuestro territorio. Ayer, miércoles 12 de abril, se sumó un nuevo argumento en esta trama interminable de corrupción y sinsentido: dos hombres fueron detenidos con cerca de nueve millones de pesos en efectivo en Polanco.

Así como lo leen. Durante una revisión preventiva, realizada en la calle Horacio y Anatole France, policías le marcaron el alto a un vehículo tripulado por dos personas. Los oficiales encontraron un portafolio y una maleta que contenían tres millones 400 mil pesos y 300 mil dólares —respectivamente— en cash, como dijera el expresidente Ernesto Zedillo Ponce de León. Lo turbio del asunto: uno de los implicados fue escolta de Josué Ramos, exoficial mayor de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, quien fue separado de su cargo en 2014 después de que fuera acusado de enriquecimiento ilícito y de tener a un sicario como escolta. Peor aun: los detenidos intentaron evitar su arresto y le ofrecieron dos millones de pesos a los policías para que los dejaran escapar.

Los dos sujetos se negaron a decir la procedencia del dinero, para quién era o a dónde lo llevaban. De acuerdo con Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, este se trata de uno de los decomisos más grandes en la administración del jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera Espinosa. La parte alentadora de esta nota es que los policías no recibieron el soborno y procedieron a detener a los sospechosos. El dinero fue trasladado en un vehículo blindado de la Secretaría de Seguridad Pública a una bodega de resguardo en la Procuraduría General de la República (PGR). En el traslado participaron ocho patrullas, seis motos y elementos de la Policía de Investigación, indica La Razón. A los arrestados se les abrió un una carpeta de investigación por el delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Maletín con dinero
Imagen: Shutterstock

¿Quiénes son los detenidos en Polanco?

Las personas detenidas en Polanco fueron identificadas como Abelardo Alvarado Alcántara y Rey Adolfo Terán Estrada. Este último fue señalado por la organización Anonymous —en 2014— como un sicario proveniente de Sinaloa en un video que a la postre provocó la separación del cargo del exlegislador Josué Ramos. De acuerdo con el diario La Razón, Terán Estrada tiene antecedentes penales: el escolta detenido en Polanco ya había sido arrestado en dos ocasiones anteriores. En Puebla (2012) se le detuvo por viajar en una camioneta blindada y con vidrios polarizados, en la que transportaba cartuchos, armas y chalecos blindados. En Guanajuato (2014) fue detenido por conducir en estado de ebriedad y armar un escándalo en una caseta de cobro.

De acuerdo con el medio local El Popular, Rey Adolfo Terán Estrada fue dejado en libertad en Puebla después de acreditar que tenía permiso para portar armas de fuego, cartuchos útiles y chalecos antibalas. El detenido, entonces, también argumentó que trabajaba en una empresa de seguridad privada. La prensa poblana señala que a Terán Estrada y a sus dos acompañantes se les encontraron dos pistolas calibre .380, cuatro cargadores, 29 cartuchos útiles, tres chalecos antibalas blancos, cuatro aparatos de radio comunicación y credenciales. Al momento de ser detenidos, indica El Popular, no pudieron comprobar la portación legal del armamento.

Comentarios

Comenta con tu cuenta de Facebook