Este lunes, 11 de febrero, la policía de Canadá anunció que le hizo un tremendo favor a docenas de paisanos que vivían esclavizados en el denominado “país más amable del mundo” —pregúntenle a ellos. Resulta que las autoridades de Barrie, Ontario, después de escuchar denuncias ciudadanas, organizaron un tremendo operativo para liberar a 43 mexicanos que estaban “esclavizados” limpiando hoteles. 

De acuerdo a las autoridades, recibían menos de 50 dólares al mes por su trabajo y no tenían permiso de salir.

Para acabarla de amolar, confirmaron que las víctimas llegaron a Canadá con la promesa de que tenían un empleo esperándolos. Kimberley Greenwood, la jefa de policía del condado, aseguraba que los mexicanos rescatados estaban obligados a vivir en condiciones “miserables” y de encima tenían que pagarle a los contrabandistas casi todo su “sueldo” —pónganle muchas comillas— en cuotas.

A pesar de la tragedia, sí hay buenas noticias pues apenas los liberaron, las autoridades canadienses le ofrecieron empleo y vivienda digna a los mexicanos rescatados. Además, los pusieron en contacto con los funcionarios de Migración para poder arreglar su status.

Este es el primer caso que la policía de Ontario ha encontrado sobre tráfico de persona en la región y a pesar de lo mediático del asunto, todavía no hay acusaciones criminales contra las dos personas sospechosas.