Tras el terrible ataque en el centro de Manchester al término de un concierto de Ariana Grande el 22 de mayo, la policía identificó a Salman Abedi como el suicida que detonó una bomaba afuera de Manchester Arena, dejando un saldo hasta ahora de 23 muertos y 120 heridos, e iniciaron una investigación en búsqueda de más culpables.

La policía de Manchester detuvo a 22 personas relacionadas con el ataque con el fin de descubrir si Abedi actuó solo, o formaba parte de una red de terroristas más grande. Sin embargo, hoy anunciaron que todas estas personas fueron liberadas sin presentarles algún cargo, de acuerdo con reportes de The Associated Press.

Desafortunadamente esto sucedió, debido a que los sospechosos por terrorismo no pueden ser retenidos por la policía por más de 14 días sin que se les presenten cargos, de lo contrario se les tiene que liberar. Y para echarle más sal a la herida, la policía anunció que aún no determinan si Salman Abedi tenía cómplices en el ataque, pero Russ Jackson, Jefe de la policía antiterrorista para el noroeste de Inglaterra, aseguró que continuarán persiguiendo implacablemente a los responsables de estos hechos.

Además, la policía también compartió a través de sus redes sociales imágenes de Abedi caminando por las calles de Manchester con una maleta azul, ya que están solicitando a la gene información sobre un auto Nissan Micra blanco que usaba para transportar componentes para hacer una bomba.