Foto: Televisa

Policías de CDMX que agredieron a reportero de Televisa ya fueron suspendidos

Que dicen que perdón. El día de ayer por la tarde, un grupo de policías de la Ciudad de México vestidos de civiles agredieron a un reportero y un camarógrafo de Televisa. De acuerdo con los videos del momento, los elementos le quitaron el celular, lo obligaron a borrar el video que había grabado, lo golpearon e incluso lo amenazaron con sembrarle droga.

Se trata de Arturo Sierra y Gabriel Martínez.

Los hechos

De acuerdo con denuncias ciudadanas, en las inmediaciones de la calle Xocongo, en la colonia Tránsito de la alcaldía Cuauhtémoc, a las afueras del Registro Civil, un grupo de coyotes estaban ofreciendo que, a cambio de un pago, se expedían o modificaban documentos oficiales como actas de defunción.

Por ello la Secretaría de Seguridad Ciudadana capitalina montó un operativo con elementos vestidos de civiles.En el lugar se logró detener a tres personas y se aseguró una laptop, tres identificaciones oficiales, documentos de pago de tesorería (al parecer falsos) y varios envoltorios con cocaína.

Al lugar se trasladó el reportero y el camarografo de Televisa, pero, al notar los policías que estaban grabando, comenzaron a agredirlos exigiéndoles que dejaban de grabar. En el video presentado en el noticiario En Punto, puede verse como uno de los oficiales incluso le quita su teléfono al reportero.

Por medio de su cuenta de Twitter, el titular de la Secretaría de Seguridad, Omar García Harfuch, pidió una disculpa al reportero Arturo Sierra y aseguró que habrá sanciones como marca la ley. Explica que no hay justificación cuando hay abuso policial y que son conductas que avergüenzan a la institución.

Por lo mientras los cuatro policías identificados en las agresiones ya fueron suspendidos en lo que se realiza la investigación administrativa interna.

Además ya se coordina con la Fiscalía General de Justicia (FGJ) de la CDMX para que se investigue lo ocurrido.

Sin embargo, en redes sociales, los policías involucrados fueron identificados rápidamente y las capturas de pantalla con sus rostros no se hicieron esperar.