¿Hay algo más ñero que alguien manejando en estado de ebriedad? Seeeeee: alguien que es cachado por el alcoholímetro y, para evitar ser enviado al “Torito”, llama a toda la pandilla.

Algo así ocurrió en Cuajimalpa, cuando un chavo de 25 años fue detenido por personal que realizaba la prueba del alcoholímetro, luego de dar positivo con 0.53 grados de chupe en la sangre… y éste, en lugar de resignarse a cumplir sus horas de tambo, optó por llamar a familiares y amigos, los cuales se le fueron recio a los oficiales, provocando heridas en cinco de ellos y daños a tres patrullas.

FOTO: LUIS CARBAYO 7CUARTOSCURO.COM

De acuerdo con el comunicado de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la CDMX , los hechos ocurrieron por ahí de las 2 de la madrugada del domingo 22 de septiembre, en el módulo del alcoholímetro ubicado en módulo ubicado en la avenida Stim, colonia Lomas del Chamizal, en alcaldía Cuajimalpa. Una vez que el susodicho fue informado que sería remitido al “Torito” por rebasar  los .40 grados en la prueba de alcoholemia, quién sabe cuánto del saldo de su celular se gastó… pero llegaron cerca de 30 personas a hacerle “el paro”.

Al igual que su cuate, algunos de los “héroes” llegaron en estado etílico… pero ni la jarra que se traían los hizo olvidarse de armarse de piedras, palos, varillas, tabiques y todo lo que se encontraron para enfrentarse a los polis. Según indican las autoridades, incluso iban armados con armas de fuego… y lo que no, lograron despojar de sus pistolas a dos oficiales. Ya, de paso, también les dieron baje con sus chalecos antibalas.

FOTO: LUIS CARBAYO 7CUARTOSCURO.COM

En fin, la bronca fue detenida con el arribo de refuerzos, los cuales lograron la detención de siete hombres de 36,26,19, 18 y dos de 29 años. Además, a la campal también le entraron dos mujeres de 32 y 31 años y, como cereza del pastel, también se reportó la detención de una chavita de sólo 16 aguerridos años. Todos ellos fueron puestos a disposición de la Coordinación Territorial CUJ-2, donde en las próximas horas se definirá su situación legal.

Debido a esta bronca, la titular del gobierno capitalino, Claudia Sheinbaum, avisó que se reforzará el programa “Conduce sin Alcohol” (el alcoholímetro) en todos los aspectos posibles, para evitar que los borrachines se salven de cumplir su respectiva sanción. Así, el programa le echará más galleta en en materia jurídica y de protección a los oficiales… los cuales, acuérdense, hasta en horario matutino ya andan checando que no anden manejando después de echarse sus copitas.