Para que AMLO siga viviendo de glorias pasadas… digo, para que no vuelvan a presentarse casos de corrupción en campañas electorales, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera dio a conocer que en el pasado proceso electoral sí hubo “campaña negra” contra el ahora presidente.

Ahhh, ¡qué novedad!… no, espérense. Lo que tuvo de sorpresivo el anuncio del titular de la mencionada Unidad, Santiago Nieto, es que ahora sí se mencionaron los nombres de quienes quisieron echarle tierrita al cabecita de algodón.  Y bueno, como ya se sospechaba, Populismo en América Latina (la serie que generó más polémica que la biopic de José José), resulta que sí fue financiada por un grupo que quería pegarle a AMLO.

Se identificaron dos empresas en las que figura como accionista junto a sus hermanos German Arturo Quintero Iñiguez, “las empresas son Grupo TV Promo SA de CV y TV Promo SA de CV, empresas relacionadas como entidades partícipes de la campaña negativa en contra del presidente Andrés Manuel López Obrador durante 2017 y 2018”, acusó Nieto Castillo en la conferencia mañanera del mandatario.

De acuerdo con los trabajos de “inteligencia”, entre abril y julio de 2017, la empresa TV Promo (encargada de la serie Populismo…) recibió casi 48 millones de pesos del Bufete de Proyectos de Información y Análisis SA de CV, el cual es señalado de orquestar una supuesta guerra sucia en contra de López Obrador durante la pasada campaña presidencial. Cabe mencionar que dicho bufete tiene como accionistas a Federico Berrueto y Ariel Berrueto, ambos relacionados con el PRI.

 

Y bueno, además de la intención de meterle el pie al ahora presidente, el bufete habría incurrido en irregularidades financieras, detectadas a partir de que realizó transacciones fuera de su perfil (¿es decir, de dónde tanta lana?), dichas operaciones fueron efectuadas de una sospechosa manera en la que los recursos no permanecían en las cuentas y, en resumen, podría haber un desvío de recursos como los que ya se han reportado en la Sedesol y Sedatu.

¿Y ya? Bueno, para hacer más incriminatoria la presentación, Santiago Nieto hizo mención a una vieja conocida: la constructora OHL México, la cual habría entregado al bufete alrededor de 186 millones de pesos. Además, señaló que, sin ninguna justificación el bufete también recibió dinero de la Coordinación del Programa de Apoyo a la Comunidad del Edomex: nomás 2.5 millones.

Captura de pantalla

En resumen: el bufete con accionistas del PRI recibió dinero de la constructora favorita del Estado de México (y del gobierno de la entidad), para entregárselo a la empresa que acabó realizando la serie televisiva en la que se vinculaba a AMLO con los gobiernos de Hugo Chávez y Fidel Castro… ¿nomás? Bueno, según Nieto Castillo, se descubrió toda una red, pero no se detuvo a explicarla a detalle. Eso ya será chamba de las autoridades correspondientes.

En fin, aunque los mencionados tienen el beneficio de la presunción de inocencia, el encargado de la Unidad de Inteligencia Financiera sacó sus nombres y de sus familiares en un acto de “transparencia, de rendición de cuentas y acceso a la información pública”.

Para indicar que todo lo anterior sí debe ser objeto de análisis por parte de las autoridades correspondiente, Nieto recordó que los terceros no pueden contratar espacios en radio y TV con fines electorales, para beneficiar o perjudicar candidatos. Por otra parte, indicó que el financiamiento público debe prevalecer sobre el privado y, pa’ pronto, que las campañas negras están totalmente prohibidas en el sistema de justicia criminal, donde las ofensas de origen… ah no, eso es otro show: sólo se refirió al Sistema de Justicia de México.

Según anunció Santiago Nieto, este caso se denunciará ante la Fiscalía de Delitos Electorales, la cual se encargará de ver si nomás su exhibición sirvió para meter un calambre y que la gente diga “no pos sí, ellos son re’ corrruptos”… o si, ahora sí, se castigará a los responsables.