Dos buques petroleros fueron atacados en el Golfo de Omán (ahí también está Irán y los Emiratos Árabes Unidos) y las imágenes son impresionantes. Sin embargo, a pesar del tamaño de los barcos, el petróleo perdido o la inclemencia de las llamas, eso no es lo más preocupante de la situación: este ataque desató el estrés internacional tras involucrar a toda la región y las tensiones en Medio Oriente van en aumento.

Pa’ empezar, el ataque —del que no hay heridos— ocurrió en una de las rutas de petróleo más transitadas en todo el mundo. Oops. 

Los precios del petróleo

De acuerdo a Bloomberg, este ataque avivó la idea de que los esfuerzos diplomáticos no serán suficientes para detener una confrontación entre Estados Unidos e Irán. Ante esto, los mercados internacionales reaccionaron con una subida espontánea de los precios.

En tan poco tiempo, el precio del crudo aumentó un 4.5%, alcanzando los 62 dólares por barril.

“¿Segurísimos que no fue Irán?”, dice Estados Unidos.

Las relaciones entre Estados Unidos e Irán están —básicamente— de la patada. Las autoridades gabachas ya han culpado al país de Oriente por diferentes ataques desde mediados de mayo y hace apenas unos días mandaron un portaaviones bien cargadito a la zona cercana. Según esto, nomás fue para alertar las autoridades iraníes contra cualquier levantamiento armado que pudiera afectar los intereses de las barras y las estrellas.

ataque-buques-petroleros-oman-iran-estados-unidos-02

Foto: AFP

Un oficial de Estados Unidos dice que “no descartan quién fue el responsable” del ataque de este jueves; sin embargo, un alto mando de la Marina dice que “lo más posible” es que sí haya sido Irán.

“Está sospechoso”, dice Irán

Así como Estados Unidos no dudó en aventar la piedra, las autoridades de Irán respondieron: “Decirle ‘sospechoso’ no alcanza a describir el ataque sucedido esta mañana”, decía Javad Zarif el secretario de Relaciones Exteriores en Irán.

¿Curiosamente? ¿Mala puntería? Díganle como quieran, pero este ataque sucedió justo en medio de las charlas de pacificación y los acuerdos nucleares en la región.

Japón quedó atorado en medio del pleito

Como lo confirmaron las autoridades locales, este ataque a los buques petroleros sucedió durante las conversaciones entre el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y el picudo de Irán, Alí Jamenei. De acuerdo con The Guardian, el mandatario del sol naciente está ahí buscando mediar los pleitos entre Estados Unidos e Irán, peeeero…

Las autoridades japonesas ya confirmaron que la carga petrolera perdida en el ataque era de su país.

Las inversiones de Medio Oriente cayeron

En el momento en el que las noticias del ataque se hicieron conocidas y los primeros reportes comenzaron a publicarse, las bolsas de valores en Medio Oriente se vinieron en picada. De acuerdo con The Guardian, las inversiones están “huyendo” por miedo a que las relaciones internacionales se deterioren.

bolsas-valores-ataque-petroleo

Foto: The Guardian

La bolsa de Arabia Saudita cayó el 1.5% y tanto Omán como Dubai cayeron en cantidades similares.

¿Y las Naciones Unidas, apá?

Fieles a su tradición proactiva —no se rían—, las grandes autoridades de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) se refirieron a los eventos El secretario general dijo que condenaba el ataque en contra de buques civiles y pidió que se aclararan las responsabilidades.

Eso sí, el picudo de la ONU advirtió que el mundo no puede permitirse “una confrontación en la región del Golfo”.

¿Quién está detrás de los ataques?

Nadie sabe, así que prepárense para dedicarle horas a jugar una versión internacional de Clue… pero estos son los hechos al momento:

EUA ha dado indicios de culpar a Irán y Arabia Saudita ha hecho eco de los mismos llamados. Irán dice que está sospechoso y que están intentando dañar a su país. Japón perdió una lanota con el ataque a los buques petroleros. De acuerdo con The Guardian, la primer noticia del ataque fue publicada por un agencia de información ligada a Hezbolá, la organización paramilitar libanesa.

A eso, agréguenle que una ONG dedicada a estudiar relaciones internacionales dijo que hay grandes indicios de que son las fuerzas Sauditas luchando en Yemen las que podrían estar detrás.