Potrero del llano, ¿por qué nos dejaste?


Un día como hoy a las 23:55 horas en las cordenadas 25°35′N 80°06′O un submarino con una suástica tajada en sus costados, el U-564, lanzaba sus misiles hacia lo que en aquel entonces era el orgullo y la promesa nacional: el Potrero del Llano. Meses más tarde de el hundimiento del Potrero del Llano, otro submarino alemán, el U-106 derribó a la Faja de Oro, el segundo buque petrolero mexicano. Esto efureció al entonces presidente Ávila Camacho quien envió al Escuadrón 201 entrando a la 2da Guerra Mundial.

Así es nuestro primer buque pertolero, aquél que al ser derribado le costó a Hitler la presencia de las famosas Águilas Aztecas sobrevolando las posiciones japonesas en Filipinas y Formosa. El evento fue toda una tragedia para el pueblo mexicano, en los periódicos se leían versos penosos como los siguientes:

Con el pecho conmovido
Mi gran pueblo mexicano
Vengo a cantar el corrido
De un atentado inhumano
Lloro al “Potrero del Llano”
Barcotanque nacional
Al que un torpedo villano
Hundió artero su puñal

Sin embargo no fue hasta el 29 de diciembre de 1944 cuando el senado de la republica autorizó el envío de tropas a combatir. Las tropas que se convirtieron en la Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana fueron mandadas a entrenamiento en los EU. La participación del Escuadrón 201 costó al país tres millones de dólares aproximadamente y la vida de 5 pilotos caídos en las filipinas entre ellos el heróico Fausto Vega Santander de 21 años quien murió a manos de los Japoneses.