El Partido de la Revolución Democrática (PRD) analiza nombrar un presidente interino ante la imposibilidad de renovar su presidencia el 21 de marzo, fecha en que vence el periodo para el que fue electo el actual presidente Jesús Zambrano.

Es necesario recordar que al interior del partido hay 12 corrientes por lo que es sumamente difícil que se pongan de acuerdo, algunos piden que se prorrogue el mandato de la presidencia y la secretaría general, otros grupos sostienen que sería ilegal que Zambrano permaneciera en el cargo.

En noviembre pasado, el Congreso Nacional del PRD decidió modificar sus estatutos y la forma en que debiera elegirse la dirigencia. Sin embargo el Instituto Federal Electoral (IFE), no se ha pronunciado sobre la legalidad de estos cambios y aún hay varias impugnaciones que deben revisarse.

Esta situación retrasa la emisión de la convocatoria para elegir al próximo presidente del partido y hace prácticamente imposible que la elección del Comité Ejecutivo Nacional ocurra en el mes de marzo.

Aunque el problema no es legal sino político, el dilema de los perredistas radica en mantener o no a la actual dirigencia, en lo que se convoca a elecciones.

Vía: El Universal