Foto ilustrativa: Getty images

Un preso aprovechó libertad condicional por coronavirus para asesinar a la mujer que lo denunció

Un tema muy polémico que trajó consigo la pandemia en todo el mundo, fue la posibilidad de que algunos presos quedaran en libertad para protegerlos del coronavirus. Y seguramente esta historia reforzará la opinión de todos quienes están en contra de esa medida, pues un hombre acusado de violación aprovechó su libertad por este motivo para asesinar a la mujer que lo denunció.

Se trata de Ibrahim E. Bouaichi, un hombre que fue encarcelado a finales del año pasado sin derecho a fianza en Virginia, Estados Unidos. El sujeto enfrentaba varios cargos: violación, estrangulamiento y secuestro. La víctima y denunciante fue Karla Domínguez, una mujer de origen venezolano y exnovia del acusado.

Abogados aprovecharon el coronavirus para solicitar su libertad condicional

De acuerdo con The Washington Post, el Tribunal de Distrito de Alejandría determinó que lo sucedido entre el acusado y Domínguez fue un acto violento y no consensuado, por lo que determinó mantenerlo en prisión en espera de su juicio.

Un preso aprovechó libertad condicional por coronavirus para asesinar a la mujer que lo denunció

Foto ilustrativa: Getty images

El problema fue que el coronavirus llegó antes del juicio y los abogados del tipo argumentaron que la enfermedad representaba un riesgo tanto para el acusado como para ellos. Hubo objeciones, pero finalmente la corte decidió liberarlo luego de pagar una fianza de 25 mil dólares y con la condición de que sólo podría abandonar su domicilio para reunirse con sus abogados.

Asesinó a la denunciante el pasado 29 de julio

El hombre quedó en libertad el 9 de abril, y se comportó por varias semanas. Pero el pasado 29 de julio se olvidó de la condición impuesta por el juez y mató a la denunciante afuera de su departamento con varios disparos, según las fuentes policiales a las que tuvo acceso el medio antes citado.

Preso liberado por coronavirus

Foto ilustrativa: Getty images

Luego del asesinato de la mujer, la policía buscó por varios días a Bouaichi pero no pudo encontrarlo. Fue hasta el pasado miércoles 5 de agosto cuando lograron ubicarlo en el condado de Prince George. Lo cercaron luego de una persecución, pero al verse atrapado por la policía nuevamente, el tipo intentó quitarse la vida con un arma de fuego.

El acusado no logró suicidarse pero sí terminó muy grave en el hospital, lugar donde se debate entre la vida y la muerte en calidad de detenido.

“Ahora tienes coronavirus”: Las palabras de un sujeto en Florida tras escupirle en la cara a un niño