¿No que ahora sí íbamos a ver lo que era la verdadera democracia? Pos… como en el chiste de Polo Polo, el PRI se dio cuenta que a su nuevo yo también le gusta entrarle a las viejas mañas y, en resumen, la elección interna del nuevo líder nacional tricolor no fue nada limpia. Aún así, parece que hay nuevo dirigente: nada menos que Alejandro Moreno… ¿quién?

Aunque nadie peló el asunto, ayer se realizó la elección interna del nuevo líder del PRI… y, pa’ no perder la costumbre, hubo denuncias de fraude, acarreo, compra de votos y demás mañas en las que “dicen” los del tricolor son especialistas.

Por si no estuvieron muy zambullidos en tema (y, la verdad, no se perdieron de mucho) los candidatos fueron Ivonne Ortega, Lorena Piñón y Alejandro Moreno… siendo este último el posible ganador de la contienda. Al menso… digo, al menos así lo presume Consulta Mitofsky, quien le da al exgobernador de Campeche una ventaja del 80.9% de los votos… así que, salvo que la consultora haya regado /y muy gacho) su conteo, el PRI ya tiene nuevo líder, quien llegará para suceder a la opaca Claudia Ruiz Massieu.

“Les puedo decir con toda responsabilidad, de acuerdo a la información que tenemos con las actas, que la tendencia es absolutamente irreversible. Nuestra fórmula ha ganado una elección de manera transparente, pacífica, en armonía, con gran diferencia y con clara contundencia”, señaló Moreno en su mensaje de la victoria. Ahhh por cierto, Moreno hizo fórmula con Carolina Viggiano (¿quién?), la cual, entonces, será la futura secretaria general del PRI.

El viejo PRI…

Horas antes de iniciarse la votación, el equipo de la candidata Ivonne Ortega denunció que paquetes electorales ya habían sido abiertos. También señaló que se habían sustraído boletas y demás irregularidades que atentarían contra los principios de legalidad del proceso. “Los paquetes partieron con los Enlaces Operativos para ser distribuidos, sin la debida vigilancia de los representantes de los candidatos que los custodiarían, dando con ello lugar a prácticas que afectan la legalidad y certeza del proceso”, denunciaron los abogados de Ortega.

Foto: Especial

De acuerdo con Reforma, lo anterior no fue lo único que manchó la elección tricolor de ayer. También se detectaron viejas mañas, como el acarreo de votantes, las urnas embarazadas, la compra de sufragios y hasta el uso de padrones electorales rasurados.

Según el diario capitalino, dichas irregularidades se detectaron en mayor medida en el Estado de México, Coahuila, Guerrero, Oaxaca y Chihuahua… y no por cualquier votante o güey metiche, sino por “célebres” priistas, como el exgobernador de Nayarit, Ney González, o el hijo del exgobernador del Edomex, Ignacio Pichardo, quien denunció que, debido a que el padrón estaba “rasurado”, no consiguió votar.

Por si lo anterior no fuera suficiente… añádanle la baja participación de priistas. “Fue muy baja, hubo poca participación. Hubo apatía de la gente y falta de difusión”, lamentó la candidata Lorena Piñón quien, a final de cuentas, acabó aceptando el resultado preliminar de la elección.

Por su parte, Ivonne Ortega denunció que el proceso fue inequitativo, con graves irregularidades y lleno de “vicios y trampas”. En video compartido por medio de sus redes sociales, la exgobernadora de Yucatán señala que, pese a que Alejandro Moreno dice que ya ganó, “aún no hay resultados oficiales. Estaremos atentos a lo que las instancias oficiales del partido den a conocer. Alejandro Moreno se ha declarado ganador… pero esta declaración carece y carecerá de legitimidad”, asegura Ortega quien, por lo que insinúa, tiene en mente impugnar la elección.