Las cosas se ponen más complejas en Puebla tras la publicación de unos audios, donde presuntamente Alejandro Armenta, quien buscaba una candidatura a la gubernatura de este estado con la bandera de Morena, comploteó con la oposición en contra de Miguel Barbosa. Ahora, el equipo del exsenador y exdirigente del PRD ha pedido que Morena expulse a Armenta. Y mientras esto sucede, el PRI ya alzó la mano para recibir al opositor de Barbosa en sus brazos.

Bueno, no tanto. Pero este es el plan, de acuerdo con Claudia Ruiz Massieu, dirigente Nacional del tricolor. En conferencia de prensa, al ser cuestionada sobre la trama “Barbosa-Armenta”, Massieu explicó que el Partido Revolucionario Institucional tiene las puertas abiertas para quienes deseen apoyar la candidatura de Alberto Jiménez.

Todos caben en el proyecto de “Beto” Jiménez Merino

El objetivo es trabajar por Puebla y que gane el PRI, así que el partido se puso incluyente y está dispuesto a recibir al equipo de Armenta, al propio Armenta y a cualquiera que se configure como una oposición a Morena —en un mix de otra región del PRIMOR. “Es un estado que merece tener un gobernador cercano, sensible y con capacidad”, ha dicho Ruiz Massieu en contexto de lo que ha sucedido en los últimos meses.

Desde el fallecimiento de Martha Érika Alonso, quien era la gobernadora de Puebla, abanderada por el PAN, la polémica que se armó en las elecciones estatales de 2018, la división de Morena entre aquellos que querían arrebatarle la candidatura a Miguel Barbosa —quien ya se perfilaba como el favorito de la dirigencia, con Yeidckol Polevnsky— y las desacreditaciones.

Vale mencionar que en Puebla se habla de comicios extraordinarios a la gubernatura y la fecha para que los poblanos y las poblanas emitan su voto está programada para el próximo 2 de junio.

**Foto de portada: Cuartoscuro-@ruizmassieu