¿Les gustaría tener una estatua de San Malverde —de purito mármol— recibiéndolos en la puerta de San Ildefonso? ¿Que una antigua casa de seguridad se convierta en una casa de danza? Pues algo por el estilo va la nueva propuesta del diputado Sergio Mayer que busca que los inmuebles y el arte incautados al crimen sean donados a la Cultura. 

Es más, el diputado ya hasta le planteó la idea a las autoridades pertinentes y hasta le dijeron que sonaba bien. “Tuve una cita con el titular del SAE y le acabo de proponer que trabajemos con hacienda para que todos los bienes incautados a nivel federal, antes de ser subastados, se le dé prioridad a la cultura y le pareció una buena idea”, aseguraba Mayer en unas declaraciones retomadas por El Economista.

Seguro ya lo dominan, pero Sergio Mayer  es el presidente de la Comisión de Cultura y Cinematografía de la Cámara de Diputados.

“En el SAE me dijeron: ‘Tenemos en bodega una gran una cantidad de arte incautado que se está echando a perder y no entendemos por qué’, ¿pueden creerlo?”, agregaba el controvertido diputado.

Esta propuesta es una manera de darle la vuelta al poco presupuesto —sus palabras— que ha recibido la cultura. El diputado dice que “en época de crisis” todo lo que caiga es bueno: no importa si sean casas o edificios, todo puede tener un un nuevo uso menos criminal y un poquito más agradable.

 Ahora, el diputado plantea convocar a la Secretaría de Hacienda, a la de Cultura y a “otra secretaría” para que escuchen su propuesta. En una de esas sí se arma.