Sí, tener un Instagram chido debería tener valor curricular, pero los influencers en Barcelona —los que viven ahí y los que llegaron de visita— se volaron la barda con la última moda digital: están utilizando las tremendas protestas recientes en Cataluña para tener las mejores fotografías en sus redes sociales.

“Tómame una así como que no me doy cuenta… pero del descontento social a mi alrededor”. 

instagram-rusia-modelo-influencer-foto-protestas-barcelona

Por unos miles de likes y unos cuantos nuevos seguidores, los jóvenes influencers de las redes sociales salen posando con el caos de Barcelona a las espaldas. Eso sí: el chistecito es internacional. Acá arriba podemos ver a una estrella de Instagram de Rusia sonriendo —con un poquito de filtro— mientras las calles de Cataluña están en llamas. También está el ejemplo de nuestros amigos locales de acá abajo que se sintieron las Fuerzas Especiales Ginyu.

instagram-rusia-modelo-influencer-foto-protestas-barcelona

Foto: Captura de pantalla

Con una vuelta que te des por las cuentas de Instagram verás fotografías con scooters, con banderas y con más de una decena de filtros distintos. Eso sí, no han faltado las fotografías en claroscuro, como si Caravaggio regresara en 1080 pixeles.

Es más, hasta parejas están participando en el asunto.

instagram-rusia-modelo-influencer-foto-protestas-barcelona

Foto: Captura de pantalla

En las redes sociales de España y Cataluña ya hay cientos de mensajes burlones y —particularmente— un mensaje que recopila este tipo de fotografías ha tenido más de 8 mil retuits en un solo día.

Pero lo importante aquí no son las imágenes (hay unos fotoperiodistas y fotógrafos profesionales que están capturando verdaderas obras de arte) sino el crítico momento político que se vive tras las protestas en Barcelona: estas llamas y estas bardas tiradas no son nomás escenografía. Es una protesta multitudinaria por la libertad política.

fotografia-influencers-barcelona-protestas

Este DJ que anda de turista hasta lo hizo en diferentes cuadritos // Foto: Captura de pantalla

Esta semana, el Tribunal Supremo de España le dio penas de entre 9 y 13 años de cárcel a nueve líderes independentistas catalanes por el delito de sedición.

Durante las protestas van más de 50 detenidos y cientos de lesionados. Las autoridades han chocado con grupos “radicales” —así les puso El País durante tres noches consecutivas y se han quemado coches, tirado bardas, destrozado comercios  y se ha lanzado pirotecnia contra helicópteros oficiales. Por su parte, los policías —se llaman Mozos de Escuadra en esos lares— han respondido con piedras, ácido, petardos y hasta cocteles molotov.

Cinco caminatas distintas han partido desde los extremos de Cataluña para protestar la situación y esperan llegar el viernes al centro de la provincia.

¿Cómo estará la cosa que esta bronca llegó al fútbol? Esta semana, la Federación Española de Futbol pidió cambiar de sede el partido entre el Real Madrid y el FC Barcelona que se llevará a cabo el 26 de octubre. ¿Por qué? Para garantizar la seguridad.