Hong Kong recibe la Navidad en medio de fuertes enfrentamientos entre manifestantes y policías

Los habitantes de Hong Kong no pudieron tener una víspera de Navidad en paz, puesto que la noche de ayer se vivieron fuertes enfrentamientos entre manifestantes y policías en medio de las constantes protestas que se viven en ese territorio.

 

De acuerdo con información de Reuters, un importante grupo de manifestantes hizo acto de presencia la noche del 24 de diciembre principalmente en el distrito Mong Kok. La gran mayoría vestía de negro y usaba máscaras, mientras que otros portaban gorros de Santa Claus en referencia a la fecha.

Los manifestantes habrían irrumpido en tiendas y centros comerciales  donde una gran cantidad de gente suele realizar compras con motivo de la Navidad, causando destrozos en escaparates. La policía, como ha ocurrido en los meses anteriores de protestas, respondió con el uso de la fuerza por medio de gas lacrimógeno y  la detención de un gran grupo de gente.  Aún no hay cifras oficiales sobre el número de detenidos.

Hong Kong recibe la Navidad en medio de fuertes enfrentamientos entre manifestantes y policías

Foto: AP

En medio de los enfrentamientos entre manifestantes y policías, varios de los inconformes trataron de escapar a través de los trenes subterráneos, pero los agentes los persiguieron hasta ese lugar así como en los diversos centros comerciales de la zona, por lo que varias familias y otras personas que realizaban sus compras navideñas tuvieron que resguardarse del conflicto.

Autoridades de salud de Hong Kong dieron a conocer que al menos 25 personas resultaron heridas durante los enfrentamientos. Un hombre, por ejemplo, resultó seriamente lastimado tras caer un piso al interior de un centro comercial mientras buscaba escapar de la policía.

Hong Kong recibe la Navidad en medio de fuertes enfrentamientos entre manifestantes y policías

Foto: AP

Las protestas en Hong Kong surgieron a raíz de la inconformidad de la población ante una propuesta de ley de extradición emprendida desde Beijing. Con el paso del tiempo, las manifestaciones han pasado a sustentarse en la exigencia de una mayor democracia en el territorio, al descontento por la represión policial y a la falta de libertades que debería garantizarles el gobierno chino.