Ahora sí, el expresidente favorito de los whitexicans se soltó el chongo y aclaró la “curiosa” relación que supuestamente tiene con la caguama, el tequila, el ron y las rolas de Lola Beltrán. Felipe Calderón apareció al aire con Adela Micha en El Financiero y, entre otras cosas, aseguró que no por cantar ‘Cucurrucucu Paloma’ cada que se junta con sus cuates significa que tenga un problema con la bebida.

A una pregunta expresa de la entrevistadora —”¿sí te echas tus tequilas?”—, Calderón contó la historia detrás del asunto y hasta respondió que era “injusto” que me lo acusaran así nomás de ser alcohólico. Esta es la cita textual del presidente:

“No, mira, cuando tengo amigos por supuesto y me gusta mucho convivir con mis amigos, me gusta mucho cantar, ya no canto porque con este mito que me armaron, esta gran mentira, pues mejor me cuido. Pero sí, sí me gusta convivir y estar con mis amigos y cantar y me gustan las canciones rancheras, etcétera, ¿y qué?, eso no me hace un alcohólico y me parece totalmente injusto que lo digan. Afortunadamente yo tengo, gozo de cabal salud y prefiero que me mientan sobre eso a que digan que Calderón se robó un solo centavo de la Presidencia, porque no lo hice, pueden inventarme lo que quieran”

Luego, además de decir que es una “fregadera absoluta” que le vivan modificando el apellido por Calderrón, aseguró que hace deporte todos los días —¿Se acuerdan cuando se fracturó el hombro en los Pinos por caerse de la bici?— y que nunca faltó a sus responsabilidades como presidente.

“Yo tuve más de 3 mil eventos públicos, Adela, más de mil discursos como presidente, empezaba a las 6:30 de la mañana acompañando a mis hijos a desayunar para que se fueran a la escuela, terminaba a las 10, 11 de la noche. La verdad es una gran calumnia que el propio Federico Arreola, quien la inventó, reconoció que era una mentira sobre mí, pero bueno”, explicó.

Calderón habló sobre sus cumpleaños y obre su gusto por las carnitas asadas, pero lo que más levantó cejas es que acusó a algunos comunicadores de “darle vuelo a la hilacha” al mito de su posible alcoholismo. Específicamente mencionó a Carmen Aristegui de pasarse de tueste con sus comentarios.