Este 2019 el Servicio de Transporte Colectivo Metro de la CDMX cumplirá 50 años de vida. Durante todo ese tiempo el metro nos ha ayudado a muchos a llegar a la casa, escuela u oficina y también nos ha regalado momentos bizarros, corajes, peleas, videos virales, productos a 10 pesitos y muchas experiencias -buenas y malas- a través de sus 12 líneas existentes, que la mayoría hemos recorrido al menos una vez en la vida para llegar a equis lugar.

A pesar de que uno paga sus cinco pesitos por usar este transporte, muchas veces no podemos evitar pensar que para la cantidad de gente que usa el Metro diariamente, su servicio debería ser un poco más eficiente. Y si tú eres de esos que se la pasa comparando a la llamada “limusina naranja” con otros transportes subterráneos como el de Nueva York -que está en un país de primer mundo-, aguas, porque según un periodista del portal Business Insider, el Metro de la CDMX no tiene nada que envidiarle al de Estados Unidos y afirma que el de nosotros es hasta más limpio y rápido que el de allá. ¡Wow! 

A través del sitio estadounidense, el periodista Graham Rapier, quien relató su experiencia en el metro de la Ciudad de México y explicó porqué considera que el STC de acá podría enseñarle algunas cosas al de Nueva York. Acá les resumimos lo más importantes en 5 puntos:

El servicio es rápido, ordenado y eficiente

Graham explica que mientras las calles de la CDMX están atascadas de tráfico y contaminación, debajo de la tierra los trenes del metro son silenciosos, avanzan rápido y son muy eficientes. La rapidez también abarca a la gente, pues describe que la filas para comprar boletos son largas pero avanzan rápidamente. En cuanto al orden menciona que hay dos vagones exclusivos para mujeres y niños que un policía se encarga de cuidar y un sistema en el que existen límites para poder abordar y dejar salir a los usuarios.

Es fácil viajar en él

Cada estación del Metro tiene su propio icono -que muchas veces está relacionado con la historia de la estación o la ubicación en la que se encuentra-, y estos hacen que sea más fácil navegar por la CDMX a todas aquellas personas a las que se les dificulta leer. Eso sí, al no tener bocinas que digan la estaciones que sigue (sabemos que muchos trenes sí tienen pero no funcionan), aconseja estar atento a la barrita de estaciones de la línea que recorras.

CDMX.

La gente es muy solidaria 

El corresponsal del Business Insider detalla que aunque la CDMX no transporta la misma cantidad de usuarios que el metro de Nueva York -que por cierto es uno de los más grandes del mundo-, la gente se muestra mucho más solidaria en las horas pico, pues muchos ofrece su ayuda a otros usuarios para que puedan bajar en la estación correspondiente.

Foto: @Metrocdmx

Los puestos dentro del metro 

Sabemos que viajar en metro es adentrarse a un mercado con posibilidades infinitas, el cual nos ha salvado en más de una ocasión. Ya sea con unos audífonos de 20 pesos cuando olvidaste los tuyos en casa o unos tacos de canasta con su respectivo refresquito en el temido final de quincena, el metro de la ciudad alberga algunos puestos que te ofrecen una infinidad de productos que son accesibles al bolsillo. Graham también ya se dio cuenta de eso y no lo culpamos ni estamos dispuestos a contradecirlo.

Foto: Graham Rapier / Business Insider

Las instalaciones son bonitas 

Aunque acá a muchos no da hueva hacer los transbordes en las líneas del Metro, para Graham Rapier esto se convierte en una hermosa caminata gracias a los murales y la estética que se encuentra dentro de las instalaciones. Es más, hasta menciona lo hermoso que es hacer un recuento de la historia mundial a través del oscuro y siempre concurrido “Túnel de la ciencia”, en la estación de La Raza.

Foto: @metrocdmx

¿Cómo ven la percepción que tiene el periodista Graham Rapier del Metro de la CDMX? ¿Está cerca de la que tenemos mucho de nosotros? ¿Será que deberíamos apreciar más al Metro? ¿Aplicará acá el “más vale malo conocido que bueno por conocer? ¿Por qué hacemos tantas preguntas?