Y en la gustada sección “Yo tengo otros datos”… Bank Of America señaló que ya la tenemos dentro, digo, que estamos dentro de lo que se conoce como recesión. “Técnicamente”. Luego de que en el primer trimestre del año la economía se contrajo y para el segundo trimestre no se ve que vaya a mejorar la cosa ¡pum, paps!: recesión. Sin embargo, AMLO no lo ve de ese modo.

No veo amenaza de recesión”, señaló el presidente en su mañanera, para luego reprochar a los especialistas y medios el no presumir que, según sus datos, el peso es la moneda que más se ha fortalecido en el mundo en relación al dólar en este tiempo y que la inflación ya no es como era antes. “Estoy hablando de dos variables importantes (…) como dicen los abogados [están] ‘aceptando sin conceder’”.

¿Entonces todo chévere?

Bueno, no tanto. De hecho, el propio AMLO aceptó que igual y sí, la economía no está presentando el levantón esperado, pero eso no quiere decir que se está creciendo en otras áreas. “No tengo la menor duda de que pueda existir esa disminución en la tasa de crecimiento, pero está aumentando el nivel de desarrollo”, indicó el mandatario.

En el análisis Emerging Insight: Is Mexico in a Technical Recession?, Bank of America indicó que, en los primeros tres meses, apenas si se logró un raquítico 0.1% de crecimiento en el Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la economía presentó una contracción de 0.7% y, para su fatal pronóstico, apuntó lo siguiente: “Nosotros estimamos que la economía se contrajo también en el segundo cuarto en 0.4%, con lo que México quedaría en una recesión técnica”.

De confirmarse la recesión, la primera de origen doméstico desde 1995, AMLO tendría que ponerse las pilas y actuar en friega. Los especialistas de Bank of America recomiendan que el presidente incremente el gasto público… algo que seguro no caería bien en sus cuentas de austeridad republicana.

Pero la situación lo ameritaría. “Las agencias pueden reaccionar ante una recesión técnica degradando a México, en particular a Moody’s, que tiene una calificación soberana alta con respecto a las otras agencias, pero ya con una perspectiva negativa”, señaló Bank of America. Otro de las consecuencias que la recesión traería (además de mucho desempleo y harto troll de AMLO diciendo en redes “se los dijimos”) sería el debilitamiento del peso frente al dólar y presiones a Banxico. Pero bueno, esperemos que los datos de AMLO sean los efectivos.