Para que vean que en San Lázaro no todo son pleitos cantineros entre Fernández Noroña y los panistas, ayer se aprobó la reforma al artículo 28 de la Constitución, con lo cual –en teoría– los altos contribuyentes ya no se podrán escapar de apoquinar con sus respectivos impuestos. Ya no habrá condonación.

La reforma que está haciendo llorar a uno que otro magnate (que se seca las lagrimas con billetes de a mil) fue aprobada en el pleno con 421 votos a favor… sorpresivamente, ninguno en contra, aunque por ahí hubo 25 diputados que no quisieron dar su voto. Eso o quizás no fueron a chambear. Como sea, se enteraron que ni fue necesario saber su opinión, porque a final de cuentas la mayoría decidió que los altos contribuyentes ya tienen que aflojar con el pago de impuestos.

constituyente

Foto: Noticias Congreso

Cabe señalar que la reforma para eliminar la condonación de impuestos fue hecha por el presidente Andrés Manuel López Obrador y también tiene iniciativas de la diputada del PRI, Dulce María Sauri… ahora ya nomás es cuestión de comenzar a recibir la billetiza y que esta sea repartida (ajá).

Algo debe de caer –otra vez, en teoría– ya que , por ejemplo, en los últimos dos sexenios 153 mil 530 contribuyentes evitaron sacar la billetera… con esto, el gobierno le hizo fuchi a 400 mil 902 millones de pesos.

“Es una reforma constitucional donde el presidente López Obrador, nos ha pedido renunciar a toda la posibilidad que tuvieron todos los presidentes de hacerles favorcitos fiscales’ a los grandes empresarios”, señaló el líder de la bancada de Morena en el Congreso, Mario Delgado.

Foto: Publimetro

Aunque desde hace años en el artículo 28 de la Constitución se establece que nadie está eximido de pagar impuestos, nada se habla de las condonaciones. Ahora, tanto “exenciones” como “condonación” son palabras que ya no deberán estar presentes al momento de pasar la bandeja de la coperacha fiscal.

Dicho lo anterior, el artículo 28 constitucional queda así de precioso: “En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos, las condonaciones de impuestos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes, así como las prohibiciones a título de protección de la industria”.

“Un momento… ahí no dice nada de ‘altos contribuyentes'”… pero pues son los que siempre salían beneficiados, así que -ooootra vez, en teoría- con ese arreglo a la ley, el pago será aplicado parejo y sin excepciones ¿Y ahora? De acuerdo con El Financiero, en los artículos transitorios se indica que el Congreso y las legislaturas estatales tendrán un año para “armonizar el marco jurídico en la materia” a partir de la entrada en vigor de la reforma.