El Reino Unido lleva 8 días sin producir electricidad proveniente de la quema de carbón. El país, integrado por cuatro naciones, está dándole un rumbo nuevo a su historia pues no había pasado tanto tiempo sin utilizar carbón desde el siglo XIX durante la Revolución Industrial.

Para que se den una idea, la primer planta carboeléctrica —dícese: la que genera electricidad a través de la combustión de carbón— en todo el mundo se inauguró en el Reino Unido en la década de 1880 y durante más de un siglo fue la máxima fuente de energía para el país europeo. Sin embargo, durante los últimos años, se pusieron las pilas para cuidar el medio ambiente y cambiar permanentemente la manera en la que trabajan.

De acuerdo a Bloomberg, el Reino Unido tiene más turbinas de energía eótica —cof cof AMLO cof cof— que cualquier otro país en el mundo y una cantidad impreshionanti de paneles solares que han ayudado a dejar atrás las plantas “tradicionales”.

“Este miércoles cumpliremos una semana de no quemar carbón para operar nuestro sistema eléctrico”, celebraba Fintan Style, el director de la operación eléctrica británica que dejó de quemar carbón el 1º de mayo.

grafica-sin-carbon-reino-unido

Gráfica del uso de carbón en el sistema de Reino Unido en 2019 // Fuente: Bloomberg

El plan del Reino Unido es dejar completamente la quema de carbón hasta el 2025 pero lo que han conseguido actualmente es un avance.

La producción eléctrica proveniente de la quema del mineral contaminante ya es solo el 5% de la energía total generada en el país: el viento carga con el 27%; el gas con el 25% y la energía nuclear con el 24%… igualito que lo que hacemos por acá.

En México, un senador acaba de venderle 360 mil toneladas de carbón a la CFE y el presidente se comprometió a que el carbón será el fuerte durante su sexenio.

“Mientras más y más energías renovables lleguen a nuestro sistema de producción, tiempos (como este) sin utilizar carbón serán cada vez más normales”, explicaba el funcionario británico mientras celebraba esta histórica noticia.