¿Malas noticias? Malas noticias. La situación no es como para correr despavoridos por las calles, ni para andar agitando campanas en las esquinas… pero la comunidad científica acaba de dar un preocupante anuncio que vale la pena atender: este jueves las manecillas del Reloj del Apocalipsis avanzaron y oficialmente estamos a 100 segundos de que llegue el fin del mundo. 

Este icónico reloj controlado por el Boletín de Científicos Atómicos simboliza los riesgos latentes a los que se enfrenta la humanidad.

reloj-apocalipsis-fin-del-mundo-100-segundos-cambio-climatico-nuclear-guerra-02

Foto: Getty Images

La historia del Reloj del Apocalipsis comenzó después de la creación de la bomba atómica y desde entonces, los científicos lo acercan a la medianoche cuando la situación se pone peligrosa. Esta semana, citando “riesgos existenciales” por las amenazas nucleares y el cambio climático, el reloj avanzó 20 segundos para quedar en esta preocupante cifra: 100 segundos para que llegue el fin del mundo.

En un comunicado, la organización (encabezada por 13 ganadores del Premio Nobel) mencionó que estos daños se aumentan por “la amenaza de una guerra de información que merma la habilidad de nuestra sociedad para responder”. 

¿Lo preocupante? Los científicos no solamente consideran que nuestro planeta está llegando a un momento peligroso. En realidad, consideran que el mundo nunca había estado peor pues El Reloj del Apocalipsis no había estado tan cerca de la medianoche desde su creación en 1947. “La situación de seguridad internacional es terrible, no solamente porque existen amenazas. También los líderes mundiales han permitido que toda la infraestructura política que los controlaba se destruya”, explicaron esta tarde.

Eso sí, no crean que la comunidad científica nada más hizo pánico.

reloj-apocalipsis-fin-del-mundo-100-segundos-cambio-climatico-nuclear-guerra

Foto: Doomsday Clock

Durante esta lúgubre ceremonia, los organizadores del Reloj del Apocalipsis le pidieron al mundo entero que ampliara sus capacidades de diálogo, que confiara en la ciencia, que evitaran la desinformación y que las naciones cumplieran con el acuerdo climático de París. En un mensaje dirigido exclusivamente a Irán y Estados Unidos, les pidieron también que le bajaran al pleito nuclear.